Martes, 24 de enero de 2017

Por Germán Grosso

Jesús dijo “Felices ustedes, cuando sean insultados y perseguidos, y cuando se los calumnie en toda forma a causa de mí. Alégrense y regocíjense entonces, porque ustedes tendrán una gran recompensa en el cielo; de la misma manera persiguieron a los profetas que los precedieron. Ustedes son la sal de la tierra” (Mt 5, 10-13); “Ustedes serán odiados por todos a causa de mi Nombre, pero aquel que persevere hasta el fin se salvará… Al que me reconozca abiertamente ante los hombres, yo los reconoceré ante mi Padre que está en el cielo. Pero yo renegaré ante mi Padre que está en el cielo de aquel que reniegue de mí ante los hombres. No piensen que he venido a traer la paz sobre la tierra. No vine a traer la paz, sino la espada” (Mt 10, 22; 32-34).

Lo cierto es que actualmente en el mundo, el cristianismo está siendo víctima de una brutal persecución que cobra cientos de miles de vidas humanas; además, comunidades enteras son sometidas a torturas en campos de concentración, por el sólo hecho de profesar la fe en Cristo. En algunos casos aceptan el sometimiento, y en otros casos, deben buscar refugio y emigrar hacia otras zonas, poniendo en riesgo sus vidas.

Massimo Introvigne, director del Centro de Estudios Nuevas Religiones (Cesnur), afirmó que durante el año 2016 fueron asesinados cerca de 90.000 cristianos por causa de la fe, es decir uno cada seis minutos aproximadamente. Asimismo, indicó que de acuerdo a tres centros de estudios de Estados Unidos y del Cesnur, “se estima que entre 500 y 600 millones de cristianos no pueden profesar la fe en modo totalmente libre… Sin querer olvidar o disminuir el sufrimiento de los miembros de otras religiones, los cristianos son el grupo religioso más perseguido del mundo”, señaló (ACI Prensa, 2016).

La mayor cantidad de persecuciones ocurre en oriente medio, África y Asia, principalmente en China y Corea del Norte.

Mientras que en occidente, tanto en Europa como en América, si bien el cristianismo no es todavía víctima a esos niveles de crueldad (salvo casos cada vez más alarmantes en México, como ya ocurrió antes, a comienzos del Siglo XX), sí lo es de una persecución ideológica, promovida por ideologías contrarias al cristianismo que, levantando banderas de pluralismo, vanguardia, progresismo, etc., lo que en definitiva proponen es un cercenamiento de la libertad religiosa (ej. prohibición de crucifijos o imágenes religiosas en espacios públicos, ideología de género en escuelas, promovidas por movimientos feministas o de LGTB – Lesbianas, gay, transexuales y bisexuales, etc.).

Todos los días comunidades religiosas son atacadas en las zonas ya referidas, con muertes y cientos de heridos. Sin embargo esa información no es reflejada por los medios masivos de comunicación, que en lo que a la Iglesia católica se refiere, se preocupan más en mostrar cuando existe un caso de un  sacerdote abusador (patético y horroroso, por cierto), o de sembrar especulaciones políticas en torno a la figura del Papa.

El terrorismo, que actualmente amenaza constantemente el mundo entero, pero especialmente Europa, es protagonista cada vez que se produce algún hecho violento, lo que no es para menos; sin embargo, todos los días ocurren muertes de cristianos perseguidos en el mundo, que no ocupan el mismo lugar en las noticias.

Llama la atención cómo en las redes sociales se viralizan post de animalitos que ha sido agredidos o se encuentran perdidos, pero no corren la misma suerte las noticias referidas al asesinato de sacerdotes, religiosas, o población civil, muchas veces mujeres y niños, en templos, colegios o comunidades cristianas.

Ante esta situación – que no escapa a gran número de laicos, pero que cae en la indiferencia de otra gran porción de la gente – es que encuentro necesario llamar la atención al respecto.

***

Las persecuciones más intensas ocurrieron – como ya dije – en Corea del Norte, Somalía, Afganistán, Pakistán, Sudán, Siria, Irak e Irán. Lamentablemente también hay dos países latinoamericanos: México y Colombia (ocupan los lugares 41° y 50°, respectivamente de ese sórdido listado).

La India ocupa un lugar especial: cada día del 2016 se registraron unos 15 ataques violentos contra los cristianos. También Vietnam, Laos, Bangladesh y Pakistán. Aquí creció notoriamente un movimiento nacionalista extremo.

Nigeria fue el país que más mártires cristianos generó en 2016. Hubieron muchos atentados perpetrados por los extremistas islámicos ("Boko Haram", afiliado a Al Qaeda).

Los asesinatos de cristianos fueron también muy intensos en Pakistán, Kenya, Siria. Hubieron asimismo numerosos incendios de templos cristianos (principalmente en Pakistán, China, Vietnam, Sri Lanka y Nigeria).

En Irak, en 2016, por primera vez en algo más de dos mil años, uno de los pueblos cristianos más tradicionales no celebró misa. La noticia no trascendió más allá de los límites en ruinas de Mosul, una de las principales ciudades iraquíes bajo el poder del Estado Islámico, el grupo terrorista más sanguinario del que se tenga memoria. Los cristianos de Mosul viven su propio calvario sin que organismos internacionales disparen alarmas por la masacre a la que son sometidos a diario. Ni siquiera la palabra del papa Francisco fue escuchada: "Recordemos en nuestras oraciones a estos hermanos perseguidos".

En Siria ciudades enteras son "purificadas" de cristianos al paso de grupos terroristas. A sus fusilamientos, se suman decapitaciones públicas y crucifixiones. Sus cuerpos inertes y sus cabezas son exhibidas en el centro de la ciudad. Es una advertencia del horror que padecerán si no se convierten al islam o no abandonan el pueblo. Como durante el Holocausto los nazis rotulaban con una Estrella de David a los judíos para después exterminarlos, los "nazarenos" - como los identifican despectivamente los musulmanes - son marcados con la letra "N" o "Nun" (en árabe ن) en la fachada de sus casas. Esa pintura significa una sentencia a muerte. O la obligación de marcharse para siempre de Mosul.

Otra persecución intensa – para algunas la peor de todas - es la que se vive en Corea del Norte. El sólo hecho de ser cristiano genera el riesgo de ser internado en campos de concentración y "reeducación" en los que se castiga intensamente a los internados hasta que renuncien a su fe. Aun así, unos 300.000 cristianos norcoreanos no han renunciado a serlo, dando verdadero y auténtico testimonio de la fe en Jesús.

Por su parte, existen cálculos que observan que en Medio Oriente, desde el inicio de la Primera Guerra Mundial, en donde los cristianos alcanzaban alrededor de 20% de la población, hoy apenas llegan al 2%. Ha existido, evidentemente, un exterminio sistematizado y coordinado de creyentes en Cristo en esa zona del planeta. Ejemplo de ello es Irak, en donde prácticamente no existen cristianos en sus ciudades principales, desplazados todos a lugares remotos, en pésimas condiciones de vida.

Podemos decir que los derechos humanos fundamentales, entre los que se enumera la vida, la libertad, la dignidad, y concretamente, la libertad religiosa o de conciencia, no es respetada en lo más mínimos en estos lugares.

Por su parte, desde el brutal genocidio otomano de los armenios y de los asirios, en 1915, los cristianos han sido también lentamente erradicados de Turquía. País muy de “moda” en la visión occidental hoy por hoy (semejante a lo que ocurre con India, Egipto, Dubai, etc. siendo éstos uno de los destinos más buscados por quienes buscan un turismo exótico).

Líbano, país que fuera el único de Medio Oriente con una mayoría cristiana (maronita), ya no lo es, y hoy está sustancialmente en manos de la organización musulmana: "Hezbollah", digitada -con rienda corta- desde Irán.

***

La agencia vaticana Fides, en su reporte de fin de año, informó que en 2016 fueron asesinados en el mundo 28 agentes pastorales (sacerdotes, seminaristas, religiosos y laicos); siendo por octavo año consecutivo América el continente más peligroso para la labor evangelizadora. Fueron asesinados 14 sacerdotes, 9 religiosos, un seminarista y 4 laicos. Del total, 12 fallecieron en América y uno en Europa. El informe agrega que tres sacerdotes fueron muertos en México, “probablemente por su compromiso en la lucha contra el narcotráfico”. Ejemplo de ello fue el caso (por nombrar uno) del P. José Luis Sánchez Ruiz, secuestrado en este país y luego liberado con “evidentes signos de tortura”, después de haber recibido amenazas por sus críticas a la corrupción y el crimen.

El Papa Francisco, en el Ángelus de la Fiesta de San Esteban (primer mártir, según la Biblia), subrayó que el mundo odia a los cristianos por la misma razón que odio a Jesús: “porque llevó la luz de Dios y el mundo prefiere las tinieblas para esconder sus obras malvadas”. Sin embargo, recordó la frase de Tertuliano: “La sangre de los mártires es semilla de más cristianos” (ACI Prensa, 2016).

***

Como cristianos debemos rezar mucho por nuestros hermanos perseguidos y asesinados. Asimismo agradecer cada día poder profesar nuestra fe en paz. Sin embargo, debemos estar alerta. Como ya dije, en occidente los cristianos somos objeto de una persecución de otro tipo: la ideológica. En donde ser una persona de fe es mal visto, generando odio y poniendo en peligro grave, cada vez, una de las libertades más importantes: la libertad religiosa.

Asimismo, como ciudadanos, es que debemos velar porque se respeten derechos humanos básicos de estas comunidades de hermanos. El mundo no puede mirar para otro lado. Al igual que lo que ocurrió con el holocausto, esperemos que no sea demasiado tarde para tomar conciencia de la criminalidad de muchos de éstos regímenes o grupos extremistas.

Benedicto XVI dijo una vez: “"La Iglesia siempre es el jugador débil, siempre bajo el ataque. Pero la Iglesia siempre sobrevive, porque no es solo humana, sino una entidad divina. La buena noticia es que el amor de Dios triunfa sobre el mal. El Diablo nunca triunfará sobre el bien” (Homilía 24 Agosto 2014). Oremos por eso.

 

 

Fuentes sugeridas

La limpieza religiosa que el mundo ignora: los cristianos masacrados en Irak y Siria. (05 de AGOSTO de 2014). Infobae.

ACI Prensa. (2016). Agencia vaticana informa el número de agentes pastorales asesinados en 2016. Recuperado el 18 de enero de 2017, de ACI Prensa: https://www.aciprensa.com/noticias/agencia-vaticana-informa-el-numero-de-agentes-pastorales-asesinados-en-2016-40081/

ACI Prensa. (2016). En 2016 cada 6 minutos asesinaron a un cristiano por causa de la fe. Recuperado el 18 de enero de 2017, de ACI Prensa: https://www.aciprensa.com/noticias/en-2016-cada-6-minutos-asesinaron-a-un-cristiano-por-causa-de-la-fe-afirma-estudio-80890/

Cárdenas, E. (18 de enero de 2017). Incesante persecución a los cristianos en el mundo. La Nación.

Rodríguez Yebra, M. (08 de marzo de 2015). Bajo fuego: la persecución de cristianos crece en el mundo musulmán. Recuperado el 18 de enero de 2017, de La Nación: http://www.lanacion.com.ar/1774349-bajo-fuego-la-persecucion-de-cristianos-crece-en-el-mundo-musulman

 

 

 

 

 

 


Publicado por GEGM_81 @ 0:53  | cristianismo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios