Viernes, 08 de junio de 2012

Compartir

Por Germán Grosso Molina


Quiero expresar mi opinión acerca de la postura asumida en relación a la defensa de los derechos humanos por la Universidad Católica de Cuyo, particularmente por la Facultad de Derecho (de la cual soy egresado y en la que ejerzo la docencia y la investigación) en virtud de los últimos hechos ocurridos en uno de sus Colegios que son de público conocimiento, y que han tenido repercusión política, incluso nacional.

Durante mi cursado como estudiante de abogacía, si algo me enseñaron sus profesores, especialmente los de Derecho Constitucional e Internacional Público, Ética o Filosofía del Derecho, es a cerca de la vigencia, importancia y trascendencia que tiene, y debe tener, la defensa irrestricta de los D.D.H.H., todo a partir del sostenimiento irrenunciable que como ciudadanos debemos efectuar, del sistema democrático y republicano.

Sus docentes lograron despertar en mí un gran amor por la democracia y sus instituciones, y tuve posibilidad de formar parte de un equipo de investigación sobre "Las consecuencias jurídicas de la impunidad en la Argentina", a partir del cual estudiamos lo referente a la última dictadura, sus crímenes y violaciones de los D.D.H.H. que se cometieron. Junto a inmejorables compañeros, aprendimos de manera apasionada lo ocurrido durante la última dictadura a la luz de lo que el derecho internacional de los D.D.H.H. vigente en ese entonces (año 2002), proponía (antes de la asunción de Kirchner, previo a la derogación de las leyes de obediencia debida y punto final, y de lo ocurrido en materia de juicios por delitos de lesa humanidad). En ese momento recibimos la aprobación de las autoridades, e incluso organizamos charlas y jornadas en donde se discutió libremente.

Como docente he publicado sin la menor censura, artículos de defensa del sistema democrático y de condena de los delitos de la dictadura.

Con lo cual estimo que se comete una gran injusticia si se  cataloga a esa casa de estudios con tildes de pro-dictadura, fachista, etc., típicos rótulos prejuiciosos. Un hecho aislado, mal entendido y comunicado, generador de  repercusiones mediáticas, no puede dar lugar a semejante juicio de valor respecto de una institución que, al menos en mi caso, me ha enseñado a valorar la democracia y los D.D.H.H.

Ocurre que esa Universidad sigue pregonando valores como el respeto a las autoridades, la disciplina y el orden, y sin ánimo de censurar a nadie, es lógico que a la hora de expresar una opinión, deban respetarse pautas, tiempos y momentos; criterios que muchas veces son difíciles de respetar cuando se actúa movido por la pasión desmesurada y el espíritu de rebelión adolescente, que muchas veces lleva a atropellar reglas mínimas de acción.

Es razonable que se haya tal vez priorizado, frente al tiempo que nos toca vivir actualmente, la defensa irrestricta del derecho humano más fundamental de todos, como la "vida", sobretodo del ser más indefenso, el "no nacido", justamente en el Día del "Niño por nacer", olvidado o excluído de la visión ideológica que se suele tener actualmente de los D.D.H.H., por sobre la conmemoración de lo que sin dudas fue las más negra etapa de nuestro historia. Debe aclararse además que según información oficial, nunca se le desconoció el derecho a la libre expresión a la niña involucrada. Veamos las cosas como verdadermante son y no emitamos juicios equivocados u opiniones "prejuiciosas".

Notas:

La UCC resaltó su vocación de verdad ante el discurso de Cristina

Delgado: “He visto alguna foto de Néstor y Zaffaroni con militares”

CFK fue muy dura con las autoridades de la UCCuyo

Compañeros desmintieron a la alumna de la polémica en la UCC





Tags: micaela, cristina, dictadura, derechos humanos, larrauri, German Grosso, GGPolitica

Publicado por GEGM_81 @ 9:13  | politica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios