Viernes, 04 de mayo de 2012

Por Germán Grosso Molina

Compartir

Estoy sumamente sorprendido con la noticia conocida en estos últimos días provenientes de las tierras chaqueñas. Como muchos han de saber seguramente, se conoció el caso de una beba de tan sólo 6 meses de gestación (prematura), que luego de haber sido dada por muerta por los profesionales que atendieron a su madre durante el momento del parto, de haber sido llevada a la morgue, estando ya introducida en un "cajoncito" para ser enterrada y dentro de una heladera, luego de 12 horas en ese estado, fue encontrada con vida por su mamá.

El hecho ocurrió el 3 de abril de este año en el hospital más importante del Chaco, pero fue informado días después por el Subsecretario de Salud del Chaco, Rafael Sabatinelli, quien anunció la suspensión preventiva de los cinco profesionales vinculados al caso.

La familia, muy humilde por cierto, que vive en el barrio Güemes de la localidad chaqueña de Fontana, a cinco kilómetros de Resistencia, adelantó que iniciará acciones legales por mala praxis y negligencia de los profesionales involucrados en el caso.

Sin embargo fueron conmovedoras las palabras de la mamá, a quien pude escuchar en Radio 10 y también en diálogo con Telenoche, pues con mucha sencillez y humildad, sólo se preocupaba por demostrar la felicidad que sentía, afirmando además que estaba en presencia de un "milagro". De hecho a la niña le pusieron por nombre "Luz Milagro...".

Sabatinelli señaló luego que la beba de 840 gramos se encuentra internada en estado reservado, y advirtió que "como todo bebé nacido con sólo seis meses de gestación tiene una probabilidad de sobrevida del 10 por ciento". Sin embargo, según lo afirmó su mamá, la bebita no ha mostrado padecer las problemáticas propias de los bebés prematuros, en la formación del corazón y los pulmoncitos.

Luego de este relato, sin dudas estremecedor y sorprendente, recordé los días que vivimos hoy en la Argentina, en donde existen fuertes corrientes ideológicas a favor de que se instale en el país el llamado "Aborto libre, seguro y gratuito", iniciativas que por suerte no han tenido éxito parlamentario, pero cuya práctica se está tratando de imponer a partir del menos que infeliz fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación. Ha intentos de implantar la eutanasia, bajo el eufenismo "muerte digna".

Ante esta dualidad de hechos, sólo me cabe una explicación: Dios nos está dando un mensaje. Y tal como suelen ser los mensajes divinos, Dios se encarga de hacernosló llegar, nos anuncia su palabra, pero no nos obliga... Dios siempre respetará nuestra libertad como seres humanos, para que hagamos y decidamos lo que queramos. Pero a la vez, no nos deja sólos, nos hace llegar su aliento, su susurro, que en este caso no nos dice otra cosa más que la vida es sagrada, inviolable, sobretodo la del más indefenso y débil.

¿O acaso ustedes encuentran otra explicación para este caso? Bebita prematura, 6 meses de gestación. 800 gramos. Encerrada en un cajoncito. Dentro de una morgue. En una heladera. 12 horas. Sin alimento. Sin agua. Sin aire. Sin su mamá. Y a pesar de todo, estaba ¡Viva!

Y como siempre Dios ha buscado gente sencilla, humilde, escondida... y allí, en los rincones del mundo, entre la gente humilde, realiza sus milagros. ¿Y aún no le creemos? ¿Aún no lo escuchamos?

***

Pero no me vuelvo loco. Lo dice claramente el Evangelio: A Cristo tampoco lo escucharon. Tampoco le creyeron. No se admiraron por sus obras. Los ciegos veían, los paralíticos caminaban, los muertos resucitaban, y aún así, no le creyeron.

Es claro este pasaje de la escritura (San Juan 10,31-42 ):

Los judíos tomaron piedras para apedrearlo. Entonces Jesús dijo: "Les hice ver muchas obras buenas que vienen del Padre; ¿Por cuál de ellas me quieren apedrear?". Los judíos le respondieron: "No queremos apedrearte por ninguna obra buena, sino porque blasfemas, ya que, siendo hombre, te haces Dios". Jesús les respondió: "¿No está escrito en la Ley: Yo dije: Ustedes son dioses? Si la Ley llama dioses a los que Dios dirigió su Palabra -y la Escritura no puede ser anulada- ¿Cómo dicen: 'Tú blasfemas', a quien el Padre santificó y envió al mundo, porque dijo: "Yo soy Hijo de Dios"?

Si no hago las obras de mi Padre, no me crean; pero si las hago, crean en las obras, aunque no me crean a mí. Así reconocerán y sabrán que el Padre está en mí y yo en el Padre".

Dios ha obrado, está en nosotros escuchar su palabra o ignorarlo. ¿Qué más vamos a esperar? ¡Si aún no creemos en él, creamos al menos en sus obras! ¿O lo vamos a apedrear, tal como quisieron hacer con Jesús?

Vamos a tolerar que se implemente un genocidio en nuestros hospitales. Recuerden que dijo Jesús: Cada vez que se lo hicieron a los más pequeños, a mí me lo hicieron.

***

Al mismo tiempo, pero aquí en San Juan, el contraste de lo ocurrido en Chaco. Encontraron en la vía pública un pequeño cadáver humano, y todos se preguntaron ¿aborto o crimen? Lo que sea, es morboso. Estaba putrefacto, y en la Policía suponían que lo tuvieron en otro lado antes de arrojarlo, que tendría 6 meses, y aún no sabían si se trataba de un feto o un recién nacido. Los hechos: Un empleado de una metalúrgica, a las 11.30 de la mañana, encontró el extraño bulto que en principio le pareció un perro muerto, pero segundos después se acercó y distinguió con claridad un pequeño cadáver humano. Entonces llegó la Policía y el caso se pobló de dudas, porque el cuerpo estaba putrefacto y no se podía precisar su sexo (podría ser varón), la antigüedad del fallecimiento o si presentaba algunas lesiones u otros indicadores para determinar un punto clave en la investigación: saber si se trató de un feto expulsado por una maniobra abortiva o si nació vivo y fue asesinado.

Tristísimo.

Lo bueno: hace días se ignauguró en el Cementerio Municipal de 9 de Julio, una parcela para la sepultura de "personas por nacer". Este niño podría ser el primero en llegar, para que sus restos descancen humanamente, en paz. Muchos no entendieron o malinterpretaron aquella noticia cuando se anunció la decisión del Municipio. Ahora espero que sí.

***

Son momentos sin dudas muy duros los que estamos atravesando.

No perdamos la esperanza, Dios ha demostrado estar con nosotros, y sigue obrando sus milagros. Pero lo ayudemos. Luchemos por la vida, por el respeto de la vida humana, sobretodo del niño por nacer; también de los moribundos; los de la mujer; los de los niños, en fin, los de toda persona humana. Todos merecemos el mismo respeto, y todos, somos amados por Dios.


Tags: milagros, Dios, vida, aborto, luz milagros, German Grosso, GGCristianismo

Publicado por GEGM_81 @ 13:23  | cristianismo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios