S?bado, 11 de junio de 2011

Una publicaci?n de Educaci?n insta a satisfacer los propios deseos e invalida el fundamento del matrimonio

El Ministerio de Educaci?n de la Naci?n comenz? a repartir la revista "Educaci?n Sexual Integral. Para charlar en familia'', introduciendo en todos los hogares un replanteo radical del significado de la sexualidad. Muestra que la distinci?n entre var?n y mujer es irrelevante, meramente biol?gica y puede ser reconfigurada de acuerdo a los propios deseos, dando lugar a la construcci?n de las diversidades sexuales, todas ellas igualmente v?lidas fundadas en el "derecho a vivir la propia vida'' y en el "derecho a tener una sexualidad placentera".

La sexualidad pierde en este enfoque, su ?ntima vinculaci?n con el amor y la vida, quedando reducida a "satisfacci?n de los propios deseos''. Invalidada la diferencia sexual, desaparece el fundamento del matrimonio: el amor complementario entre el var?n y la mujer y su intr?nseca capacidad fecundante. Con la disoluci?n del matrimonio cae tambi?n la estructura constitutiva de la familia que se apoya en ?l.

La presentaci?n did?ctica y persuasiva de las diferentes tem?ticas y la veracidad de varias de las afirmaciones con las que se introducen los n?cleos de esta perspectiva, es muy posible que induzca a muchas familias a una aceptaci?n ?ntegra de la revista sin advertir el car?cter profundamente disolvente que conlleva este enfoque en sus planteos fundamentales. Sobre las relaciones sexuales afirma que es indistinto que se den entre var?n y mujer o entre personas del mismo sexo. Se promueve la iniciaci?n sexual indicando que ayuda a la maduraci?n personal, a adaptarse mejor a la vida y a la comunicaci?n con los dem?s. Y previene a los escolares sobre un posible desacuerdo de sus padres acerca del inicio sexual precoz, enfatizando repetitivamente sus derechos a vivir su propia vida. Llama la atenci?n la liviandad con que se menciona el tema del aborto. Se omite todo comentario respecto a la persona humana indefensa en el vientre materno y con ligereza en el tratamiento del tema habla del embri?n como de un "puntito peque?o''.

La familia es por excelencia el lugar privilegiado para la educaci?n. Deber?a ser tambi?n, la primera educadora en todo lo referido al amor y la sexualidad, a trav?s del testimonio viviente de su verdadero significado. Sin embargo, es el Estado quien toma el protagonismo, pretendiendo adoctrinar a las familias en este grave y distorsionado replanteo de la sexualidad.

?

Fuente: Diario de Cuyo


Tags: Educación sexual, Sexualidad, Valores

Publicado por GEGM_81 @ 8:01  | inter?s general
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios