Domingo, 22 de mayo de 2011

Dra. Adriana Tettamanti (*)

Frente al procedimiento r?gido de la reforma, en la Convenci?n de 1986 se consider? conveniente establecer un mecanismo flexible, din?mico, que posibilitara revisar un solo art?culo de la Constituci?n de San Juan, habilitando el ejercicio del poder constituyente derivado o reformador en la C?mara de Diputados, a quien se lo delega en forma excepcional y transitoria, limitado a ese solo efecto.

En el vig?simo quinto aniversario de nuestra Constituci?n, ha sido aprobada la enmienda al art. 175 de la Constituci?n de San Juan, que fuera sancionada por Ley 8199 de la C?mara de Diputados, en ejercicio del poder constituyente, y ratificada mediante el sufragio afirmativo del pueblo de la provincia convocado al efecto, en el acto electoral del 8 de mayo pasado, quedando incorporada al texto constitucional, tal como ha sido declarado por el Tribunal Electoral Provincial, disponiendo su publicaci?n y una amplia difusi?n de la nueva redacci?n: "Duraci?n del mandato - Reelecci?n: El gobernador y el Vicegobernador duran cuatro a?os en el ejercicio de sus funciones y pueden ser reelegidos consecutivamente hasta dos veces''. De tal modo, se ha dado cumplimiento al proceso que establece el art. 277 la Constituci?n provincial, en concordancia con la previsi?n del art. 237, que impone la consulta popular como expresi?n de la democracia participativa que consagra y que, en el caso de la enmienda, ha sido instituida como condici?n que perfecciona la voluntad del constituyente. En la Convenci?n de 1986, el proyecto de la mayor?a (UCR) resaltaba que la aplicaci?n de este sistema gana en legitimidad, argumentando como finalidad una mayor complementaci?n entre representante y representado, tanto porque acerca al ciudadano a la vida institucional, como porque no s?lo se logra que sea representativo el legislador, sino que con el sistema propuesto se gana en representatividad la ley que de ?l emane.

Desde alg?n sector se argument? que, cuando el art. 277 de la Constituci?n requiere "el sufragio afirmativo del pueblo de la provincia'', exige una mayor?a que se computa sobre el total del padr?n electoral. Tal ex?gesis, que estimo desacertada, no surge de la literalidad de tal cl?usula ni resulta una derivaci?n razonada del texto constitucional ni de la voluntad del constituyente. En tal sentido, es elocuente la redacci?n del art. 237 de la Constituci?n provincial al establecer que: "Cuando la consulta popular est? ordenada en la Constituci?n, el voto ser? obligatorio y el pronunciamiento vinculante, cualquiera sea el n?mero de votos emitidos". Tanto es as? que la misma cl?usula distingue el supuesto de la consulta optativa, en cuyo caso impone "para que su resultado fuere v?lido, que haya sufragado el 50% de los electores inscriptos en los registros c?vicos''. Se?ala Badeni que "Si nos ajustamos al rigor cient?fico, el pueblo como unidad global no es sin?nimo de cuerpo electoral. El cuerpo electoral est? compuesto por el conjunto de personas a las cuales se les reconoce el derecho de voto y que, efectivamente, ejercen ese derecho designando a los gobernantes por medio del sufragio'', concepto que Bidart Campos extiende a la expresi?n de voluntad pol?tica para la adopci?n de decisiones mediante las formas llamadas semidirectas. Una interpretaci?n sistem?tica, arm?nica y equilibrada de la Constituci?n no arroja duda acerca de que el constituyente, cuando se refiere al "sufragio afirmativo del pueblo de la provincia'', exige que el c?mputo de la simple mayor?a se realice sobre la totalidad de los votos v?lidamente emitidos y no sobre la totalidad del padr?n electoral ni del cuerpo electoral. En esa inteligencia, el Tribunal Electoral Provincial, con la intervenci?n de los apoderados de los partidos pol?ticos presentes, declar? la validez de la Consulta popular llevada a cabo el 8 de mayo de 2011, en los t?rminos del art. 104 del C?digo Electoral.

Advierten Ses?n y P?rez Corti que "la democracia no elimina los conflictos sociales, pero s? ofrece el marco que posibilita una justa soluci?n, y que es ?ste el prop?sito del r?gimen electoral, que interpreta n?tidamente la expresi?n de la voluntad popular. Su deber es resguardar m?s intensamente la juridicidad, la transparencia y la m?s absoluta imparcialidad. Sin embargo, la plena vigencia del orden jur?dico queda sujeta a la existencia de instrumentos adecuados y eficaces que garanticen su respetabilidad. De all? la gran importancia de los ?rganos de la justicia electoral como fieles custodios de la regularidad de los procesos electorales y las situaciones jur?dicas tuteladas''. La doctrina, a la que adhiero, destaca el profesionalismo de la justicia electoral, su independencia t?cnica y funcional, resaltando que la tarea de administraci?n electoral requiere especializaci?n, ya que no puede ser comparada con otras ?reas de la administraci?n p?blica o del Poder Judicial, ni cumplida por ?stas, debido a la magnitud, el alcance y el tiempo requerido para sus actividades. En el devenir de este proceso, no exento de vicisitudes y controversias, resulta inexcusable destacar la labor silenciosa del Poder Judicial y del Tribunal Electoral de la Provincia, que resolvieron la diversidad de planteos formulados, con la celeridad que impone todo proceso electoral, posibilitando de tal modo su normal suceso y desenlace.

(*) Abogada. Prof. Derecho Constitucional UCCuyo. Miembro titular de la Asociaci?n Argentina de Derecho Constitucional.

fuente: Diario de Cuyo

?

Notas relacionadas:

Visi?n t?cnica para la re reelecci?n de Gioja

http://elzonda.info/index.php/Visi%C3%B3n-t%C3%A9cnica-para-la-re-reelecci%C3%B3n-de-Gioja.html

?


Tags: Enmienda constitucional, Gioja, Re - re - elección

Publicado por GEGM_81 @ 0:21  | politica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios