S?bado, 05 de marzo de 2011

Por Germán Grosso Molina

La presidenta Cristina Fernández anunció en su discurso de apertura de sesiones legislativas de este 2011, que el gobierno ha decidido extender los beneficios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) "a todas las mujeres embarazadas" a partir del mes de mayo próximo.

"Hoy también quiero anunciarles que hemos decidido extender la Asignación Universal por Hijo a las mujeres embarazadas a partir del tercer mes de embarazo, a partir de la duodécima semana de embarazo", anunció la Jefa de Estado.

Quienes nos hemos decidido a lanzarnos a la lucha por la defensa de la dignidad de la persona humana y de la vida en todas sus etapas (desde la concepción hasta la muerte natural), entiendo que no tenemos otra cosa que hacer mas que festejar semejante decisión.

De hecho, la asignación universal por hijo es una de las políticas implementadas por este gobierno (el que en otros aspectos hemos criticado duramente desde este espacio) más trascendentes y revolucionarias de los últimos tiempos, idónea, creo yo y así lo parecen indicar algunas estadísticas, para combatir la exclusión social y la indigencia. Pues a  través de tal ayuda social, se permite que miles de niños no queden en el límite del hambre y la miseria; a la vez que, siendo requisitos para percibirla seguir los planes de salud (ej. vacunación) y escolaridad, se pretende disminuir y prevenir enfermedades, y disminuir la deserción escolar. Metas que, aparentemente, se vienen cumpliendo.

La idea es sencilla: madre que quiera percibir la asignación debe demostrar, además de otros requisitos (tales como estar desempleada o prestar servicios domésticos sin alcanzar el mínimo vital y móvil, etc.), que sus hijos están recibiendo las vacunas respectivas según los planes de salud, y además que permanecen asistiendo a la escuela.

Además, si algo se criticaba de los planes sociales, era el clientelismo político que generaban, pues para percibirlos, los beneficiarios debían contar con la autorización de algún funcionario de gobierno o dirigente social (por lo general movimientos de desocupados, llamados "piqueteros") que se lo otorgara, lo que provocaba que tales funcionarios o dirigentes sometieran a tales personas políticamente, a cambio de votos y asistencia a actos políticos. Con la AUH la situación es diferente, pues al ser universal, cualquier persona con el solo hecho de reunir los requisitos establecidos, puede reclamarla ante ANSES, y por lo tanto, no existe aquel intermediario - dirigente político, que otorga el beneficio a cambio de apoyo, por lo tanto el clientelismo, se disminuye notablemente.

Cierto es que con ella 4,5 millones de niños están cubiertos, por lo que su implementación estaría logrando los objetivos que se había trazado en un principio el gobierno nacional, de reducción drástica de la indigencia, cuya tasa cayó más del 50%. Según el informe del Centro de Investigación y Formación de la República Argentina (CIFRA), elaborado a fines del año pasado en base a la información oficial del tercer trimestre de 2010, “el impacto de la AUH resulta mucho más significativo al evaluar la reducción que experimentaría la indigencia, la cual pasaría del 6,6% de la población al 3,2% tras la ampliación del régimen. La disminución a poco más de la mitad de la incidencia de la indigencia en la población, permitirá que abandonen dicha condición 1,4 millones de personas”.

La AUH puede reducir la desigualdad en la distribución de la riqueza, al suponer una transferencia directa de ingresos a los sectores menos favorecidos de la sociedad. Una forma de verlo es analizar cómo se modificaría el ingreso per cápita familiar tras la implementación de la AUH, diferenciando a los hogares según su quintil de ingresos.

De hecho, desde la Iglesia Católica, en su momento Cáritas Argentina y la Comisión Nacional de Justicia y Paz consideraron que la extensión de la asignación familiar por hijos de desocupados y trabajadores informales es "un importante paso para aliviar la indigencia". Pues "De esta manera se establece una nueva igualdad de derechos que corrige fuertes inequidades y se avanza  hacia un sistema de seguridad social más justo", destacaron en su momento a través de un comunicado conjunto el director nacional de la organización caritativa, Gabriel Castelli, y el presidente de la Comisión, Eduardo Serantes, documento que finalizaba: Ciertamente esta asignación no soluciona las causas estructurales de la pobreza pero significa un importante paso para aliviar la indigencia, al otorgar un mínimo de ingresos que muchas familias y hermanos nuestros estaban necesitando".

También Mons. Casaretto, a cargo de la Pastoral Social de la Conferencia Episcopal Argentina, aprobó la medida, considerándola adecuada para combatir la pobreza.

Sin embargo esta ayuda que se dirigía o beneficiaba a los niños, no contemplaba la situación de las embarazadas. Y en tanto existen fuertes impulsos de proyectos de ley que pretenden la legalización del aborto en la Argentina, extender esta asignación a las madres embarazadas podía significar un gran paso en favor de la vida del niño por nacer.

Hace un tiempo había sido el obispo de Entre Ríos, Monseñor Lozano, quien dijo que ¿No será necesario que la Asignación Universal por Hijo se aplicara desde el inicio del embarazo?, agregando que con cada niño que nace renace la humanidad.

Una de las causas por las cuales muchas mujeres recurren al crimen del aborto, es la indigencia o la pobreza en la que viven, y, ante el horror de no saber cómo dar de comer a un niño llevado en el seno, caen en esta práctica horrorosa. Por lo que otorgar la asignación a las embarazadas, era un buen medio para atacar tales situaciones, además de resultar un mensaje en favor de la vida. De hecho ya la AUH como estaba implementada, era ya un aliciente para las madres en esta situación, pero las mismas debían afrontar el embarazo en situaciones penosas.

Con el anuncio de la Presidente, entiendo que todos aquellos que somos defensores de la vida debemos alegrarnos. Pues es una muestra de que se reconoce que la vida humana empieza desde la concepción, aunque obviamente hubiese sido preferible que el beneficio se otorgue desde la concepción misma. Sin embargo, en otros casos tales como las asignaciones familiares, también sus beneficios se otorgan a partir del 3 mes de embarazo.

En ese sentido se pronunció el dirigente laico Guillermo Cartasso (Fundación Latina y profesor de la Universidad Católica Argentina), en un comunicado recogido por la agencia de noticias católica AICA, quien afirmó que "es alentador que la Presidenta de la Nación extienda la asignación universal por hijo a las embarazadas no sólo porque es un valor en sí mismo sino porque reconoce que la vida humana empieza desde la concepción". Con este anuncio "se da por tierra la pretensión de aprobar el aborto, palabra eufemística que esconde la violación del primero y fundamental de los derechos humanos como lo es la vida del ser inocente e indefenso que aún no ha nacido", y destacó este "paso adelante" desde el Poder Ejecutivo que "siempre debe ser custodio tanto de la vida e integridad de la madre como la de su hijo no nacido pero sí concebido y con derecho a nacer... Es increíble y contradictorio que algunos sectores ídeologizados pretendan legitimar el aborto mientras enarbolan derechos humanos indiscutibles".

Sé que algunos piensan que, ante la existencia de proyectos pro-aborto en el Congreso, que contemplan la posibilidad de legalizar el aborto libre y gratuito hasta los 3 meses de gestación (como ocurre en España), el hecho de que la AUH se perciba desde el 3 mes puede ocultar la intención de apoyar tales iniciativas. En ese sentido, reitero, entiendo que hubiese sido preferible que la asignación se otorgue desde la concepción, pero aún como ha sido anunciada, soy optimista, creo que es un paso adelante, no solo desde lo dogmático (podríamos decir), sino desde lo práctico, pues lo cierto es que desde ahora, muchas madres en situación de riesgo por encontrarse en la indigencia, ante la posibilidad de recibir la ayuda, tal vez no se decidan por realizar tal práctica. Además, desde lo político, no deja de ser una decisión en favor de la vida del niño por nacer.

 

Links para ver:

http://www.aica.org/index.php?module=displaystory&story_id=19068&edition_id=1120&format=html

http://www.aica.org/index.php?module=displaystory&story_id=25560&format=html

http://www.aica.org/index.php?module=displaystory&story_id=24350&format=print&edition_id=1374

http://www.argentina.ar/_es/pais/C2616-asignacion-universal-por-hijo.php

http://www.anses.gob.ar/AAFF_HIJO2/index.php?p=2


Tags: Asignación Universal, Embarazadas, Aborto, Vida, German Grosso, GGPolitica

Publicado por GEGM_81 @ 10:25  | politica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios