Viernes, 30 de abril de 2010

Por Germán Grosso Molina

Sigue la controversia por el matrimonio gay y crece la expectativa por la votación en el Senado

Estoy sumamente preocupado por la tibieza y ligereza conque se pretende tratar un tema de absoluta importancia para nuestra vida en sociedad.

Se ha presentado un proyecto de modificación del Código Civil por el cual el matromino en la Argentina podrá celebrarse entre personas del mismo sexo. Dicho proyecto ya fue aprobado en comisión, sin ningún tipo de debate público y tratamiento en las esferas de las sociedad y sus organizaciones, y debía ser tratado en la cámara de diputados en la sesión del día de la fecha, la que fracasó por falta de quorum. Lo curioso es que la falta de quorum no fue dada en virtud de la negativa de algunos diputados para tratar la ley, sino en virtud de que el oficialismo no quería tratar otro tema, también de suma importancia, pero para el caso secundario, como es la ley de cheque.

En la Argentina ciertas minorías pretenden imponer a la toda la sociedad el derecho que se atribuyen, en este caso personas del mismo sexo a celebrar matrimonio.

Dos cosas son gravísimas: el tema mismo, del que podemos discutir más profundamente en otra oportunidad (pero sobre el que ya he subido material en el blog), y la ligereza con la que se lo pretende sancionar, y por ende, imponer.

Sobre el tema mismo, seré breve y categórico: el hecho de que personas desviadas en su condición sexual (pues la homosexualidad no es otra cosa más que una anomalía o desviación de la propia sexualidad de la persona que la padece) pretendan atribuirse el derecho a celebrar matrimonio, no significa que se lo deba reconocer.

Hay una cuestión que es de pura razón: la naturaleza humana ha decidido que la especie humana esté formada o compuesta por seres de distintos sexos (varón y mujer), entre ellos existe (y es evidente) una atracción mutua y natural, espontánea, que lleva a que éstos seres que se aman decidan unirse, ello con el fin de compartir una vida en común, pero con el otro fin igual y tan importante y trascendente (para la raza humana)como el anterior, como es el de perpetuar la especie, natural deseo de cualquier ser humano, cuya única posibilidad de lograrlo, según la naturaleza misma lo ha dispuesto, es mediante la unión sexual entre ambos seres (varón y mujer): En fomra natural (es lógico, y me resulta reidículo tener que decirlo) de la unión de dos hombres o dos mujeres, no podrá nunca (sí, nunca) un nuevo ser humano.

Es la razón la que, estudiando y analizando esa naturaleza dada, nos podrá advertir que la unión heterosexual (entre personas de diferente sexo), es la lógica y natural tendencia del ser humano. El ser humano ha diso predispuesto para unirse con el ser del sexo opuesto, como única vía para la procreación. Por tanto, la homosexualidad no es otra cosa más que una desviación de la conducta natural que el ser humano debe seguir.

Lamentablemente la homosexualidad existe como fenómeno (no lo podemos negar), pero eso no quiere decir que tal situación o condición deba considerarse "normal".

Así también hay sujetos que tienen y sienten deseos de relacionarse con animales, y sin embargo a nadie se le ocurriría aceptar que la zoofilia pueda acepatrse como "normal" en una sociedad civilizada. Así también hay sujetos que sienten deseos sexuales sobre menores de edad, y sin embargo, desde la razón, no se puede aceptar a la pedofilia como un fenómeno natrual y normal, que deba ser respetado.

Si partimos de la premisa que a los homosexuales debe reconocérseles el derecho al matrimonio, porque lo contrario sería discriminarlos en el reconocimiento de sus derechos civiles, del mismo modo (y no veo motivo para que asó no fuera, aplicando dicha lógica) podrían reclamar el día de mañana los zoófilos, los pedófilos, etc. que se les reconozca el derecho a que un hombre se "case" con un animal, o a que a un adulto que abusa de un menor no se lo castigue.

Por tanto, el derecho que se atribuyen las personas del mismo sexo a celebrar matrimonio, ataca y va encontra de la misma condición humana; es contrario a la naturaleza admitirlo, y en la manera en que el hombre niega o choca contra su propia naturaleza, se desvía como ser humano.

A los homosexuales no se los puede dicriminar en sus derechos fundamentales como personas humanas con igual y absoluta dignidad a cualquier otro. Pero el matrimonio no es un derecho de cada persona en particular, sino un derecho compartido, y necesariamente destinado, por la propia naturaleza humana, a dos seres de diferentes sexos, que en el amor y la unión de sus seres podrán generar una nueva vida a los fines de realizarse como personas y permitir la perpetudiad de la especie humana. Es por ello que el matrimonio es una institución social que sirve de ase para la construcción de la sociedad.

Pretender cambiar tal estado de cosas con tal ligereza como lo pretenden hacer los legisladores nacionales a favor de tal medida, sin consultar cuál es el sentimiento íntimo del pueblo argentino, es un acto de absoluta irresponsabilidad que no se puede permitir.

Apelo a la responsabiliad y conciencia de los señores legisladores, quienes no deben actuar solamente conforme a su conciencia íntima, sino conforme al sentimiento de todo el pueblo argentino.

Es por ello que un tema tan trascendente y primordial para la convivencia social debería tratarse con mayor cuidado y respeto, consultando a la sociedad entera, para lo cual una consulta popular (art. 40 CN), como medio de participación ciudadana previsto en nuestra Constitución Nacional, tal vez sería una de las mejores vías para tratarlo.

Germán Grosso Molina


Nota Relacionada:

Tags: matrimonio, homosexual, gay, proyecto, German Grosso, GGInteresGeneral

Publicado por GEGM_81 @ 21:06  | inter?s general
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 06 de julio de 2010 | 13:25

ESTO DE LA LEY ME AFECTA BASTANTE A MI MORAL Y CREO QUE A LA DE LA SOCIEDAD EN GENERAL Y ESO DE LA ADOPCION ME PARECE UNA AVERACION YA QUE UN NIÑO TIENE DERECHO A TENER LA INFLUENCIA DE UN PAPA Y UNA MAMA Y NO DE UN HOMBRE Y UN HOMBRE O MUJER Y MUJER., YA QUE PARE ESO SE NECESITA UN HOMBRE Y UNA MUJER PARA CONCEBIR UNA VIDA ASI QUE ESTO ESPERO QUE LO TOMEN CON MUCHA SERIEDAD YA QUE ES UN TEMA BASTANTE DELICADO QUE NO SE TIENE QUE TOMAR COMO UNA HERRAMIENTA PARA CONSEGUIR VOTOS. ES POR ESO QUE ESPERO QUE SEA UN NO ROTUNDO. PARA QUE SE PROTEJA A LA SOCIEDAD YA QUE ES UN DERECHO DEL ESTADO EN GENERAL DE VELAR POR EL BIENESTAR DE LA MISMA