Jueves, 18 de junio de 2009

Accidentes aéreos y la Seguridad vial



Por Germán Grosso Molina

Hace unos días el mundo entero se conmovió con las noticias de la caída del avión que iba en vuelo desde Río de Janeiro hacia Europa. El mismo, que hacía el vuelo AF447, había salido de Río poco después de las 19:00 hora local (22:00 GMT) con destino al aeropuerto parisino de Roissy Charles de Gaulle. Entre los ocupante -siete de ellos niños y un bebé- había al menos 60 franceses, 60 brasileños, 20 alemanes y dos eslavos.

Con el transcurrir de los días se comenzaron a conocer pequeñas historias de vida de las personas que en él viajaban, como la conmovedora historia del grupo de empleados de una empresa francesa que habían sido premiados por su compañía a pasar unas mini-vacaciones en Brasil, junto a sus esposas, los que, luego de haber disfrutado de las mismas, jamás volvieron a sus hogares, dejando hijos y familias destrozadas, a partir de la triste tragedia ya conocida.



Lo importante de estos acontecimientos es tomar conciencia de algunas cosas: los motivos del accidente se deben, entre otras hipótesis, a problemas y desperfectos, aparentemente, en el sistema eléctrico de la aeronave, lo que llevó a que ésta sea inmanejable, y derivara la irreversible caída hacia el océano.

Al respecto, me puse a buscar información sobre accidentes aéreos, y logré encontrar algunos datos:
Entre 1990 y 1999 ha habido un promedio de 20 accidentes aéreos al año, en algún lugar del mundo. Por tanto, hay aproximadamente una probabilidad entre 18 de que en un día cualquiera haya un accidente en algún lugar del mundo. (Por cierto, hay casi 22.000 vuelos diarios en todo el mundo).



Otro ejemplo que nos puede servir, es el hecho de que en el año 1985, año fatídico para las compañías y usuarios de este medio, que registró un alto índice de accidentes aéreos y en el que 2.129 personas perdieron la vida.

Esta cifra sólo puede considerarse si se establece una relación con el número de vuelos llevados a buen término en todo el mundo. El dicho año de 1985, unos 900 millones de personas tomaron un avión. Así pues, falleció un pasajero de cada casi medio millón. Los 2.129 pasajeros que perdieron la vida lo hicieron en aviones que volaron aproximadamente unas 16.500.000 horas en el tiempo de referencia. Si multiplicamos esta cifra por el total de personas embarcadas en cada aparato -pongamos una media de 100- obtenemos el número de horas de vuelo por pasajero: 1.650.000.000. Durante este tiempo murieron las 2.129 personas reseñadas, es decir, que cada 750.000 horas falleció un pasajero. Tener en cuenta que son datos de hace más de 20 años.

Según estos cálculos, un individuo tendría que permanecer más de 80 años viajando día y noche en un avión para sufrir un accidente mortal, lo que revela que se trata del medio de transporte más fiable y con mayores medidas de seguridad.

Lo cual, nos permite concluir rápidamente, en que por más que cada tanto ocurran este tipo de accidentes, aún así el avión es uno de los medios de transporte más seguros del planeta, sino el más seguro.



Frente a esos datos, encontramos la dura realidad de las rutas y calles de nuestras Ciudades. La ONU ha informado que los accidentes de tránsito provocan 1.200 millones de muertes al año, según lo señala la OMS.

Según ésta, los accidentes de tránsito son responsables de más muertes anuales que el SIDA, la tuberculosis y la malaria, afirmó un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) presentado hoy a la Asamblea General de la ONU.

El documento, indica que el problema constituye una crisis de salud pública, con la muerte cada año de 1, 2 millones de personas y varios millones de discapacitados.

Igualmente señala que los costos anuales de esos accidentes en los países de bajos ingresos ascienden a más de 65.000 millones de dólares, un monto superior al total de la asistencia para el desarrollo.

El texto concluye que las lesiones provocadas por siniestros de tránsito siguen siendo un problema importante en relación con la salud pública y el desarrollo y sugiere a los Estados miembros de la ONU que reafirmen su compromiso de hacer frente a la crisis de seguridad vial con la elaboración de programas y planes de acción sobre el tema.



Según otro informe, la mitad de las 1,27 millones de personas que mueren cada año en las carreteras del mundo son peatones, ciclistas y motociclistas (según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El primer estudio mundial sobre seguridad vial indicó que si bien se ha avanzado en la protección de las personas que viajan en los automóviles, todavía quedan grupos muy vulnerables entre los usuarios de las carreteras.

El informe evalúa las medidas de seguridad que han implementado 178 países para reducir los siniestros de tránsito. Entre ellas destaca la reducción de los límites de velocidad, la disminución de conductores ebrios, el uso obligatorio de cinturones de seguridad y asientos para niños, y el uso de cascos por parte de los motociclistas.

La directora general de la OMS, Margaret Chan, señaló, no obstante, que en muchos países las leyes necesarias para proteger a las personas en las carreteras son limitadas.
"Y aún donde hay una legislación adecuada, el cumplimiento es bajo", agregó.

Los accidentes de tráfico son la principal causa de muerte entre las personas entre 5 y 44 años.

Según el estudio, el 62% de los accidentes con víctimas mortales se registran en diez países: India, China, Estados Unidos, Rusia, Brasil, Irán, México, Indonesia, Sudáfrica y Egipto.
La OMS señaló que los países con menos accidentes de tráfico son los que tienen mayores ingresos, como Holanda, Suecia y el Reino Unido.

 

Argentina

Según la Asociación Civil Luchemos por la Vida, los accidentes de tránsito en la Argentina son la causa de 20 muertos por día (más de 7.000 al año), más de 120.000 heridos por año y grandes pérdidas materiales (estimadas en U$S 10.000 millones por año).

En el siguiente gráfico se aprecian los accidentes en la Argentina, según el número de víctimas fatales, durante el año 2008:



Vemos en nuestras calles verdaderos "salvajes", animales, seres de otra "tierra", menos seres humanos. Hay una falta de conciencia total y absoluta. Nos cansamos de ver ciclistas en infracción, circulando por la mano equivocada, motociclistas sin cascos, y con conductas por demás imprudentes, y automovilistas con una ignorancia absoluta en lo que son la reglas para conducir.

Las causas, son innumerables. Pero, me puedo animar a enmerar algunas:

1) Inconciencia e imprudencia de los conductores.

No hay responsabilidad, no hay conciencia por el respeto de la "vida humana", ni de la ajena, ni de la propia. Hay que evitar conductas y comportamientos inadecuados. El uso del cinturón de seguridad es esencial. Asimismo el respeto por las normas de tránsito y la prudencia en el manejo, para lo cual es importantísimo respetar las velocidades máximas, sobretodo en zonas urbanas. Evitar el uso del celular al manejar. Respetar al peatón. En fin, son un montón de medidas que cada uno de nosotros debe tomar, para lograr una convivencia adecuada.

2) Falta de controles adecuados.

Tuve la experiencia de viajar a la costa atlántica hace unos años, y la verdad, en ningún momento vi ni advertí que existiera algún tipo de control en las rutas. No se controla las velocidades máximas, ni los permisos para conducir. Tampoco el estado de los vehículos. No se utiliza el sistema de radares, ni de ningún tipo para evitar accidentes. Siendo los argentinos "hijos del rigor", el control es fundamental.



3) Irresponsabilidad de las autoridades al momento de otorgar la licencia para conducir.

Cada 5 años (o 4, no lo recuerdo) debemos presentarnos a renovar la licencia de conducir, lo que vemos, se transforma en un verdadero trámite burocrático con el sólo fin de obtener, por parte del concesionario del servicio de licencias (EMICAR, en San Juan), la módica suma de $80, y ... nada más. Nadie controla el estado psíquico, físico y emocional del renovante. Tampoco sus conocimientos respecto a la normativa de tránsito que debe respetar al conducir.

El examen para los "novatos" no es nada exigente (salvo la "tormentosa" prueba del "estacionamiento"). No se controla la habilidad o los conocimientos, al menos teóricos, para comportarnos ante situaciones difíciles, por ejemplo en la ruta, o en la lluvia, la nieve, la niebla, etc.

El alcohol es otro problema gravísimo, pues tampoco hay conciencia de las consecuencias de conducir bajo sus efectos, y eso se ve, sobretodo, los fines de semana en adolescentes.

El alcohol constituye uno de los principales factores intervinientes en los accidentes y muertes en el sistema del tránsito. A su vez, los jóvenes menores de 25 años mueren más en calles y rutas que por cualquier enfermedad.

Las noticias periodísticas de los fines de semana testimonian dolorosamente algunas de las situaciones que, lamentablemente, se repiten todos los días en todo el país. (Los últimos casos de accidentes con jóvenes, ocurridos en el corazón de la ciudad de Buenos Aires, dieron triste cuenta de lo fatal que puede resultar la asociación entre conducción, alcohol y juventud)

La consumición de alcohol antes o durante la conducción puede producir fundamentalmente alteraciones sobre la visión, la función psicomotora, el comportamiento y la conducta y la capacidad de manejo del conductor.
En lo referido a la visión, lo más destacable es la disminución del campo visual y que por efecto del alcohol puede llegar a la visión túnel, dificultando enormemente una correcta visibilidad.



4) La anomia, como fenómeno cultural.

Nadie respeta las normas de tránsito. No se respetan la señales, las velocidades máximas permitidas, la manos de circulación, la prioridad de paso, etc. Verdaderamente uno al circular por las calles parece estar rodeado de "animales" y no de seres humanos.

Las consecuencias: 20 muertos por día al año en nuestro país, y el promedio, sigue creciendo..

Nos podemos lamentar y horrorizar ante las catástrofes aéreas como la ocurrida recientemente por el Airbus de Air France, pero más preocupante es salir a la calle, subir a nuestro propio automóvil, y no saber si vamos a llegar a salvo a nuestro destino.

El próximo puede ser uno de nosotros. Tomemos conciencia ¡¡¡URGENTE!!!


Por Germán Grosso Molina

16/06/2009

 

 

fuentes:
http://www.microsiervos.com/archivo/mundoreal/estadisticas-accidentes-aereos.html  
http://www.islabahia.com/Culturalia/03curiosidades/49_accidentesaereos.shtml  
http://gmobuelna.wordpress.com/2009/06/01/accidente-aereo/  
http://www.un.org/spanish/News/index.asp  
http://www.luchemos.org.ar/espa/index.htm


Tags: accidentes, aéreos, tránsito, estadísticas, airbus

Publicado por GEGM_81 @ 10:43  | inter?s general
Comentarios (3)  | Enviar
Comentarios
Publicado por carla
Jueves, 18 de junio de 2009 | 23:47
Es verdad que indiscutiblemente muere mas gente en autom?viles que en aviones. pero lamentablemente la gente no s?lo que no reflexiona( porque una simple opini?n luego de un tr?gico accidente, no es una reflexi?n) sino que no hace nada; con todo el dolor del alma (yo tambi?n lo relaciono con el medio ambiente, la politica etc) el pueblo Argentino en su mayor?a es ap?tico y sometido voluntariamente, y nadie hace nada por cambiar. Solo nos queda a los creyentes, rezar para que Dios le de conciencia a los Argentinos o les ayude a encontrarla porque parece que se les a perdido (a la mayor?a no ha todos porsupuesto) pero la mayor?a inconciente opaca a la minoria
.
saludos Cro.
Publicado por Invitado
Jueves, 02 de julio de 2009 | 3:07
Exacto mueren mas en automovil, pero pongamolo de esta manera podriamos hacer una peque?a convercion, cuantos automoviles hay en el mundo? y cuantos aviones hay en el mundo?, si existiera un avion por familia asi como existe un automovil por familia tendriamos la misma cantidad de accidentes asi que no lo veo relevante esta comparacion
Publicado por fredy quiroga
Domingo, 19 de julio de 2009 | 8:25
Apreciados se?ores tengo un proyecto para salvarle la vida a todos los pasajeros de aviones comerciales que presenten fallas al vuelo sin opcion de aterrizaje. La forma seria redise?ar el fuselaje dejando libre el area de los puestos de cada pasajero para al momento del siniestro sean expulsados por sensores y vayan encapsulados con paracaidas de apertura segun la altura. teniendo todas las comodidades tales como provisiones, oxigeno,radio localizador. las capsulas se elaborarian en materiales ultra livianos y resistentes tales como fibra de carbono,asbesto,silicona y gel transparente para evitar quemaduras o frio.serian reutilizables y tendrian hasta dos dias para localizarlos sea en tierra o mar. cordialmente Fredy Quiroga tel 5713691393 Bogota/Colombia.