Jueves, 21 de mayo de 2009

Promoción del aborto impune



El anteproyecto de ley presentado por el Gobierno socialista español, cuatro días después de anunciar la comercialización general de la píldora del "día después", instaura el aborto libre e impune en la práctica desde el momento en que queda protegido por una despenalización casi absoluta.

En nuestro país, ya se venden 120 unidades por hora del anticonceptivo hormonal de emergencia (AHE), o píldora del "día después", y en la mayoría de las farmacias, lo hacen sin receta médica pese a que nuestra legislación lo prohíbe. Los expertos aseguran que la demanda de este fármaco, aumenta todos los años porque muchos adolescentes lo usan como método anticonceptivo regular. Según la consultora IMS Health, desde abril de 2008 a marzo de 2009, se comercializaron 1.054.000 AHE. A esto se suman las 187.186 píldoras que entregó el Programa de Salud Sexual del Ministerio de Salud de la Nación en hospitales y centros asistenciales desde enero de 2008 a mayo actual.

La llamada píldora del "día después" es un preparado de hormonas que se toma dentro de las 72 horas siguientes a una relación sexual susceptible de embarazo. Cuando el preparado llega al torrente sanguíneo, las altas dosis de hormonas trastornan el delicado equilibrio hormonal necesario para que la mucosa uterina acoja al embrión eventualmente concebido. Sucede así que, si ha habido una concepción, el embrión no logra implantarse en el endometrio modificado por el fármaco. El resultado es la expulsión y la pérdida del embrión. Se trata, por tanto, de una auténtica técnica abortiva y no simplemente anticonceptiva.

En efecto, desde el momento en que el óvulo es fecundado, se inaugura una nueva vida, la de un nuevo ser humano que se desarrolla por sí mismo. Jamás llegará a ser humano si no lo ha sido desde entonces. A esta evidencia de siempre, la genética moderna otorga una valiosa confirmación. Muestra que desde el primer instante se encuentra fijado el programa de lo que será ese viviente: una persona con sus características bien determinadas. La difusión, la prescripción y el uso de la píldora del "día siguiente" son, por tanto, prácticas moralmente reprobables por tratarse de un aborto provocado. De ello son también responsables todos aquellos que cooperan con tal procedimiento. Lo que se debería hacer, es la promoción de una verdadera educación afectivo-sexual que ayude a los adolescentes y jóvenes a vivir la sexualidad de forma responsable.

Es tiempo de que nuestra sociedad, más allá de las propagandas engañosas del sexo libre y del sexo seguro, empiece a educar en el sexo responsable.

fuente: http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=343342

 


Tags: aborto, píldora, vida

Publicado por GEGM_81 @ 20:51  | familia y vida
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios