Jueves, 14 de mayo de 2009

Actualidad: Inauguración del Centro Cívico



A partir de hace unos días el Centro Cívico es un sueño hecho realidad para los sanjuaninos. Atrás quedaron 63 años de frustración por ver un gigante dormido. Y nace una nueva etapa de la historia de la ciudad.

Por Germán Eduardo Grosso



Cuesta creerlo, pero es real. Finalmente el Centro Cívico fue terminado y a partir de hoy es el emblema provincial que llena el pecho de orgullo a los sanjuaninos. Así lo expresaba GUSTAVO MARTÍNEZ, del DIARIO DE CUYO.

Es que no quiero dejar pasar la oportunidad de referirme a una obra de tamaña magnitud para San Juan. El mismo Gobernador, José Luis Gioja, lo supo expresar de este modo: "El Centro Cívico dejó de ser un monumento a la desidia para ser el monumento de la recuperación de los sanjuaninos. Es el mejor síntoma de recuperación de los sanjuaninos. Es una obra que tiene que ver con el pasado, el presente y el futuro de los sanjuaninos".

Es que el valor de la obra va más allá de lo que significa materialmente para el Estado provincial, en cuanto a su infraestructura, como asimismo respecto al embellecimiento de la Ciudad y su cambio de aspecto. Esta obra significa un cambio en el sentimiento y en el espíritu del sanjuanino, que hasta ahora siempre se ha sentido frustrado, impotente e incapaz de progresar y avanzar. Es un gran salto para la vida de la Provincia, y por ende el valor simbólico de la obra es tal vez, el más importante.



El Ministro Estrada, encargado de la obra, supo definir esta sensación, al decir que: "Hoy es un ícono urbano, una prueba que nos permite creer a los sanjuaninos que le estamos ganando la batalla al no se puede", dijo el Ministro de Infraestructura, y agregaba "En verdad la satisfacción personal y pública se confunden en una. Porque esta obra compleja en lo técnico tiene también un profundo significado para la sociedad sanjuanina. Comenzó a construirse hace más de treinta años y llevaba casi 23 años paralizada. Se había constituido en un símbolo de frustración y venía impactando negativamente en la conciencia colectiva de los sanjuaninos, deteriorando la confianza como pueblo y contribuyendo al descreimiento en sus gobernantes. Hemos podido terminarlo y ahora está ahí, mostrando toda su magnificencia. Creo que se ha transformado en un ícono urbano y se ha resignificado su simbolismo. Ahora es el símbolo de un San Juan que ha cambiado. Una prueba concreta que nos permite creer que los sanjuaninos le estamos ganando la batalla al no se puede, a la indolencia y a la desidia".



En cuanto a la obra: Enmudece. Hace elevar la vista de arriba hacia abajo y de los jardines verdes y floridos hasta el techo. La estructura de cemento vidriada es como si fuera un gran espejo en el que todos quieren mirarse. Ver al Centro Cívico de San Juan erguido frente a la ciudad no tiene precio. Sí, aunque cueste escribirlo, aunque cueste decirlo a un comprovinciano, o a un amigo o un pariente a la distancia que en los últimos cuatro años no haya visitado la provincia, el Monumento al Cemento ya no existe. Lo terminaron, y quedó impresionante. Deja encantado a todo aquel que lo observe unos segundos, sobre todo aquellos que aún tienen en su memoria a la estructura de cemento gris opacando no sólo a la ciudad, sino también al ánimo de los sanjuaninos.

He tenido oportunidad de visitarlo, y he observado que su diseño, en cuanto a su confot, terminación, y en lo que hace a la distribución y organización de las dependencias de la adiministración, servirá además para lograr un efecto muy iportante: el empleado público se podrá sentir cómodo en un ámbito tan agradable, lo que seguramente repercutirá en un mejor trabajo, más eficiente.



El público, el ciudadano común, puede realizar de mejor manera sus trámites, muchas veces interminables, pues la centralización de la administración pública (gran parte de ella) brinda esa comodidad, evitando el desplazamiento de una punta a otra de la Ciudad. La burocracia organizativa también seguramente mejorará. El diseño urbano de la Ciudad también, pues ahora hay diferentes puntos que concentran diferentes ámbitos, así el de la administración central (ahora en el Centro Cívico), la parte comercial (micro centro), la parte bancaria (micro centro, zona este), y la parte judicial y del gobierno municipal (en Plaza Aberastain).

Asimismo, el Estado provincial logrará ahorrar millones de pesos que antes debían destinarse al alquiler de locales y edificios de la administración.

Por ello creo que esta obra es un gran paso en la vida sanjuanina. Y es por ello que creo que es muy justo reconocer la audacia, el empeño y la desición política del gobierno provincial, en lograr concretar obras de embergadura y trascendencia para San Juan (recuerdo el caso de los Diques, rutas y puentes, el Hospital Rawson, las viviendas para las clases marginales, etc.). Reconocer la realidad es actuar conforme a la verdad, y eso, para cualquier ciudadano, es bueno, y conveniente, ya que a los argentinos nos gusta mucho criticar, pero nos cuesta tanto reconocer los aciertos y las virtudes de los demás, sobretodo de los gobiernos, que es importante tomar esta actitud para serguir progresando.



Creo que no es propicio elevar algún tipo de crítica, y si bien, para ser honesto, debo reconocer que la mayoría de los fondos utilizados para estas obras son provenientes del Gobierno nacional, al que he criticado duramente, y con el que tengo diferencias, fundadas sobretodo en el manejo a discreción de fondos nacionales, cuando lo mejor sería lograr que funcionen lo mecanismos constitucionales para la inversión de recursos, estimo que no es éste el momento de realizar tal análisis. Considero que dicha situación nacional debe cambiar progresivamente y en forma urgente. Pero no podemos desconcer que ante tal actitud, sin dudas lamentable, del gobierno nacional, el posicionamiento político del gobierno provincial ha resultado de gran provecho para nuesta Provincia. Temas que seguiré analizando en otro momento.

Por ello, creo que el pueblo sanjuanino debe sentirse verdadermante orgulloso de losprogresos que se están logrando, y debe reconocer el legado que este gobierno está dejando para la Provincia.

Cierro con una frase de Sarmiento que leí en estos días: "las cosas hay que hacerlas, bien o mal, pero hacerlas". Creo que en esta ocasión no sólo se hicieron, sino que se hicieron bien, y es justo reconocerlo.




fotos: Diario de Cuyo


Tags: Centro Cívico, San Juan, Gioja

Publicado por GEGM_81 @ 14:50  | politica
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios