Viernes, 24 de abril de 2009

Protección del medio ambiente


El 22 de abril se celebra en el mundo el Día de la Tierra. En 1962, el senador norteamericano Gaylord Nelson comenzó a buscar apoyo político para que el tema medio ambiental forme parte de la agenda gubernamental del presidente John Kennedy.

Después de varios años de trabajo social y político, en 1969 aprovechó los ímpetus de la airada protesta civil contra la guerra de Vietnam y convocó a una gran manifestación popular donde en todo el país se expresó la preocupación por el manejo del medio ambiente en Estados Unidos. Más de 20 millones de personas respondieron a la convocatoria, estableciendo en sus comunidades, universidades y colegios, una plataforma de difusión y discusión sobre el medio ambiente y sus principales problemas.

En estas casi cuatro décadas se ha producido una acumulación desmedida de gases efecto invernadero. La presión por las tierras de cultivo ha generado la tala de millones de árboles cada año; numerosos cursos de agua se han transformado en corrientes de aguas servidas; las ciudades han devenido hacinamientos inhabitables, y hoy no es extraño imaginar un mar sin vida para el futuro. Tal vez, las cifras abrumadoras tienen un efecto contraproducente y no logran alertar sobre el riesgo de maltratar nuestro hábitat.

Quizás ese modo de comunicar con cifras lo que nos ocurrirá en el futuro no sea suficiente para que tomemos conciencia de algo esencial: la naturaleza no es algo exterior a nosotros. Tal vez esto lo hemos olvidado y la miramos como si fuera algo ajeno. Es verdad que hemos progresado en muchas cosas. Que la juventud, afortunadamente, tiene una mayor conciencia ambiental y que se están tomando medidas que despiertan cierta esperanza. Sin embargo, éstas no son, ni por lejos, suficientes.

En realidad no se trata de un día festivo sino de un llamado a la reflexión y al replanteo de nuestro modo de vida. Es imprescindible hacer cambios que vayan más allá de lo meramente coyuntural. Todos podemos hacer algo: en nuestras casas, nuestra comunidad, las escuelas, las oficinas, en nuestras decisiones al consumir productos o contratar servicios. Lo que cada uno de nosotros hace no sólo cuenta, sino que resulta un ejemplo para los demás. No deberíamos esperar a que a alguna autoridad le resulte rentable hacer el cambio, sino que a éste lo debemos generar entre todos.

Es que el Día de la Tierra es, más que nada, el día de la humanidad.



Editorial - Diario de Cuyo

fuente: http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=338357


Tags: medio ambiente, día, tierra, ecología

Publicado por GEGM_81 @ 20:55  | medio ambiente
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Viernes, 24 de abril de 2009 | 23:33
la Tierra tiene 4,500 millones de a?os y en 150 se ha contaminado m?s q en toda su vida!!!!

Como miembros de la sociedad debemos participar en forma activa en la creaci?n de leyes y reglamentos que tengan un impacto ben?fico para el ambiente, nuestra salud y la econom?a. Es importante se?alar que las soluciones al problema de la contaminaci?n est?n m?s cerca de lo que uno cree, ya que es posible en nuestra vida cotidiana contribuir con actividades sencillas a mejorar nuestro entorno, como los que nombre mas arriba. Es precisamente aqu? donde se manifiesta en forma m?s categ?rica el hecho de pensar globalmente, pero actuar localmente.
Sin duda podemos solucionar este problema. De hecho, tenemos la obligaci?n moral de hacerlo. Los peque?os cambios de su rutina diaria pueden contribuir a lograr grandes cambios y ayudar a detener el calentamiento global. El momento para solucionar este problema es ahora!
Carla Puigdengolas
Publicado por Invitado
Viernes, 24 de abril de 2009 | 23:40
acciones
Promover la participaci?n social organizada a partir de su comprensi?n de los derechos y responsabilidades ciudadanas respecto al medio ambiente.
Integrar la agenda ambiental regional-local en forma sencilla para motivar la creatividad de la sociedad y realizar acciones que protejan al medio ambiente.
Promover un cambio en la conducta cotidiana del individuo y la sociedad con respecto al medio ambiente.
Contribuir a la formaci?n de la conciencia ciudadana cr?tica y participativa.
carla Puigdengolas