Martes, 24 de marzo de 2009

24 de marzo de 1976 - "Día de la memoria"

 

"Gracias a la memoria se da en los hombres lo que se llama experiencia" (ARISTÓTELES )

  Compartir


Por Germán Grosso Molina

Introducción

El 24 de marzo de 1976 se produjo el último golpe de estado sufrido por nuestro País, y en dicha fecha comenzó una dictadura que se cobró la vida de 30.000 personas y desmanteló el aparato productivo del país. El 15 de marzo de 2006, la ley 26.085 declara tal día como el "Día Nacional de la Memoria por la Verdad y la Justicia", en conmemoración al terrorismo de Estado y crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Proceso, al cumplirse 30 años del golpe que derrocara a María Estela Martínez de Perón y  se establece como feriado nacional inamovible.

Si bien es cierto muchos grupos, incluso integrantes de este Gobierno, seon movidos tal vez más por un sentimiento de "revancha", "rencor" y "resentimiento", no deja de ser atinada su implementación, ni deja de ser necesaria la reflexión de todos nosotros a cerca de lo acontecido en uno de los períodos más tristes de nuestra historia como Nación.

Vale aclarar que "dictadura" se entiende en la actualidad, como una modalidad de gobierno que, invocando un pretendido interés público, identificado en la realidad con intereses de grupo, prescinde, para conseguirlo, de la voluntad de los gobernados. Es un poder ejercido por una persona o grupo al margen o por encima de las leyes, sin sometimiento a fiscalización ni control democrático alguno. La dictadura excluye u obvia, cuando no la elimina, una división de los poderes del Estado -legislativo, ejecutivo y judicial -, implicando la restricción o supresión de las libertades de expresión, reunión y asociación. Por regla general, viene impuesta mediante golpes de Estado militares respaldados a su vez por sectores civiles que profesan una ideología concreta, con aspiraciones hegemónicas y programas autoritarios, en particular en situaciones de crisis económicas o políticas (Enciclopedia Microsoft® Encarta® 2000)

Situación del país

En aquella fecha, una vez más los señores militares se atribuyeron el derecho de gobernar el País, dejando de lado la Constitución y la democracia, defecándose en ellas, en las instituciones y en última instancia en el pueblo argentino. Una vez más miles de argentinos irresponsables legitimaron ese accionar militar, sin asumir el compromiso de salvar a la Nación de la subversión, la guerrilla y la crisis política en la que el país se encontraba (el 1º de julio de 1974 había fallecido el General Perón, dejando en el poder a su esposa, María Estela Martínez) mediante las instituciones de la República, prefiriendo la llegada al poder de lo que prontamente se transformaría en una verdadera máquina aniquiladora de vidas humanas, de ideas, y de la misma Patria.

 

La Junta Militar que asumió el poder, estaba integrada por los más altos mandos de las Fuerzas Armadas: Jorge Rafael Videla, Tte. Gral., Comandante Gral. del Ejército; Emilio Eduardo Massera, Almte., Comandante Gral. de la Armada; Orlando Ramón Agosti, Brig. Gral., Comandante Gral. de la Fuerza Aérea, e inició lo que se denominaría el "Proceso de Reorganización Nacional".

La situación del país era tensa, la guerrilla estaba instalada y se había cobrado cientos de vidas, a la vez que el terrorismo armado copaba las calles, produciéndose graves hechos de violencia, como intentos de tomas de cuarteles, secuestros y asesinatos de oficiales militares, explosiones en lugares públicos, etc.  La situación política era gravísima, ya que se vivía en una especie de "anarquía" de hecho. El poder formal residía en la ex - vice presidente, sucesora de Perón en la primera magistratura, pero el poder real estaba en manos de uno de sus ministros, el conocido López Rega. Éste era quien detentaba el verdadero poder, y entre sus objetivos, estaba el de aniquilar a la subversión, para lo cual se había creado la fuerza para-policial clandestina conocida como "Triple A" (Alianza argentina anticomunista). Sin embargo, el peronismo que estaba en el poder, se encontraba totalmente dividido entre sus facciones más derechistas (la que estaba en el poder), la derecha más ortodoxa (principalmente la rama sindical), y la izquierda revolucionaria que iba desde la Juventud Peronista hasta el grupo más radical "Montoneros" o las F.A.P. A la vez existían otros grupos subversivos fuera de la izquierda peronista, de tipo marxistas, como el E.R.P. o la F.A.R.. La oposición no tenía nada que hacer ante esta situación, puesto que además también estaba dividida, así el radicalismo aún estaba segmentado entre balbinistas y frondizistas, todos factores que llevaron a éstos señores llevaran a cabo el golpe de estado.

Argumentos y objetivos de la dictadura

Es escalofriante leer los argumentos del mismo Videla al justificar el accionar que de ahí en más llevaría a cabo la dictadura. En la Proclama del 24 de marzo de 1976, sostenía que "Agotadas todas las instancias de mecanismo constitucionales, superada la posibilidad de rectificaciones dentro del marco de las instituciones y demostrada en forma irrefutable la imposibilidad de la recuperación del proceso por las vías naturales, llega a su término una situación que agravia a la Nación y compromete su futuro... las Fuerzas Armadas, en cumplimiento de una obligación irrenunciable, han asumido la conducción del Estado. Una obligación que surge de serenas meditaciones sobre las consecuencias irreparables que podía tener sobre el destino de la Nación, una actitud distinta a la adoptada. Esta decisión persigue el propósito de terminar con el desgobierno, la corrupción y el flagelo subversivo, y sólo está dirigida contra quienes han delinquido y cometido abusos del poder. Es una decisión por la Patria, y no supone, por lo tanto, discriminaciones contra ninguna militancia cívica ni sector social alguno. Rechaza por consiguiente la acción disociadora de todos los extremismos y el efecto corruptor de cualquier demagogia...".



"A partir de este momento, la responsabilidad asumida impone el ejercicio severo de la autoridad para erradicar definitivamente los vicios que afectan al país. Por ello, a la par que se continuará sin tregua combatiendo a la delincuencia subversiva, abierta o encubierta, se desterrará toda demagogia
".

Sostenía también que "Sólo el Estado, para el que no aceptamos el papel de mero espectador del proceso, habrá de monopolizar el uso de la fuerza y consecuentemente sólo sus instituciones cumplirán las funciones vinculadas a la seguridad interna. Utilizaremos esa fuerza cuantas veces haga falta para asegurar la plena vigencia de la paz social. Con ese objetivo combatiremos, sin tregua, a la delincuencia subversiva en cualquiera de sus manifestaciones, hasta su total aniquilamiento".

Lo más grave es que en la concepción de lo subversivo de la dictadura, estaba no solamente aquél que ejercía la violencia y el terrorismo, sino también aquel que "pensaba diferente". Así sostuvieron que "en este tipo de lucha no solamente es considerado como agresor el que agrede a través de la bomba, del disparo o del secuestro, sino también aquél que en el plano de la ideas quiera cambiar nuestro sistema de vida a través de ideas que son justamente subversivas; es decir subvierten valores, cambian, trastocan valores... El terrorista no sólo es considerado tal por matar con un arma o colocar una bomba, sino también por activar a través de ideas contrarias a nuestra civilización...".

Los autores e ideólogos del Proceso emplearon este nombre para justificar la fractura del orden jurídico y el gobierno dictatorial surgido del golpe, argumentando que el orden democrático era insuficiente para restablecer la paz en la Nación. Se inicia con un credo neoliberal en lo económico y con la intención de terminar con la actividad de las organizaciones guerrilleras. Entre sus primeros actos se contaron el establecimiento de la pena de muerte a los condenados por actividades subversivas, la suspensión de las libertades ciudadanas, la disolución del Congreso, la remoción de los miembros de la Corte Suprema de Justicia, la intervención de los sindicatos obreros y las universidades, la proscripción de la actividad partidaria y la censura de los medios de comunicación.

Aquí vale la pena detenernos a analizar lo siguiente: no sólo se perseguía a los focos guerrilleros o terroristas, sino que toda actividad política estaba prohibida, esencia de la democracia. El movimiento justicialista sufrió persecuciones tremendas, en la que miles de militantes, de cualquiera de sus facciones, tuvieron que soportar la prisión, incluso corriendo riesgos de perder la vida. Muchos dirigentes sindicales, quienes se oponían totalmente a la actividad armada y violenta llevada a cabo por otros grupos dentro del movimiento, sufrieron estas persecuciones. El resto de los partidos políticos fueron clausurados, y prohibida toda actividad.



La Junta militar se atribuía el derecho a gobernar la Nación, incluso convencidos del "deber" que de ello tenían. Sin embargo, el primer deber de las Fuerzas Armadas era respetar la Constitución Nacional, esa por la que se luchó nada menos que 50 años, por la que mucha sangre se derramó, antes de que en 1853 los verdaderos representantes del pueblo argentino la juraran para siempre. Este deber, no lo cumplieron, y se instalaron en el poder, para luego llevar a Carbo una "sanguinaria y brutal" represión, totalmente  injustificada, ilegal, irracional y atroz.

Represión ilegal

 "Reclusión de hasta diez años a quien difundiere, divulgare o propagare noticias, comunicados o imágenes con el propósito de perturbar, perjudicar o desprestigiar la actividad de las Fuerzas Armadas, de seguridad o policiales", así el comunicado 19 del autollamado Proceso de Reorganización Nacional no deja lugar a dudas. Existía silencio ante los camiones militares transportando civiles con los ojos vendados y ante los autos sin patente con hombres armados. Silencio ante el asesinato de dos militantes comunistas cuando comandos del Ejército y la Marina ocupan un local partidario. La represión no hace muchos distingos: son encarcelados el dirigente peronista Raúl Lastiri, su esposa Norma López Rega de Lastiri y el jefe de la UOM Lorenzo Miguel; fallan en el intento de arresto del ex presidente Héctor Cámpora, y secuestran a uno de los máximos líderes del sindicalismo combativo cordobés, René Salamanca.

La CIDH en Devoto


Aquí vale una aclaración: se la denomina ilegal porque está fuera de toda legalidad. Se había quebrado la vigencia de la Constitución, no existían leyes, no existía el Poder Judicial, y por supuesto, tampoco garantías.

Incluso para quienes se atreven a categorizar a ésta etapa como una "guerra" (lo cual estaba realmente lejos de serlo, teniendo en cuenta lo que jurídicamente significa "guerra"), dentro de la "guerra" existen normas que se deben respetar, por las que nuestro país estaba obligado, pues como una Nación amante de la paz y la seguridad internacional, el derecho internacional humanitario obligaba al Estado. Por lo tanto, aún en el caso de haber estado ate un estado de guerra, se cometieron crímenes que ni en ella se pueden permitir.

El número exacto de desaparecidos no ha sido establecido: los organismos de derechos humanos estiman la cantidad en unos 30.000; y, hasta 2007, la Subsecretaría de Derechos Humanos tenía registradas aproximadamente 15.000 víctimas. La CONADEP documentó 8.961 casos. Sin embargo, estas cifras nunca han sido aceptadas por los defensores de la dictadura militar que, inclusive, hacen hincapié en algunos casos aislados de supuestos desaparecidos que han retornado a la vida pública como la Dra. Carmen Argibay, actual integrante de la Corte Suprema de la República, para poner en duda todas las acusaciones contra la dictadura sobre las violaciones a los derechos humanos que, no obstante, han sido probadas en las cortes nacionales e internacionales. Cientos de ciudadanos extranjeros figuran también en las listas de víctimas, entre ellos de nacionalidad alemana, española, italiana, griega, sueca, francesa, entre otras.

Entre los desaparecidos se encuentra un número de niños que se estiman entre 250 y 500, los cuales fueron adoptados ilegalmente luego de que nacieran en los centros clandestinos de detención. La asociación "Abuelas de Plaza de Mayo" que se ha dedicado a localizarlos, y que hasta enero de 2007 ha encontrado a 85 nietos secuestrados por la dictadura.

Existieron también centros clandestinos de detención, como la Escuela de Mecánica de la Armada (ESMA) y el Garage Olimpo entre los más conocidos en la Ciudad de Buenos Aires. En la Provincia de Buenos Aires, El Campito (también conocido como Los Tordos), El Vesubio, La Perla, en la provincia de Córdoba, Regimiento 9, La Polaca, Campo Hípico y Santa Catalina en Corrientes.

Los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el Proceso fueron investigados en 1984 por la Comisión Nacional sobre desaparición de Personas (CONADEP) que produjo el famoso informe Nunca Más.

Galtieri, declarando la Guerra al Reino Unido, 1982

Por estos crímenes, las tres juntas de comandantes que gobernaron el país entre 1976 y 1982 (se excluye la última) fueron juzgadas y condenadas en 1984. Otros responsables han sido enjuiciados y condenados tanto en Argentina como en otros países. Los procesos han continuado varias décadas después de los hechos.

Al respecto entiendo que todos aquellos que sostienen que la subversión, los terroristas y guerrilleros estaban cometiendo crímenes terribles en la sociedad, y que nuestro país se podría haber transformado en una nueva "Cuba", tienen cierta razón, pero de ahí a justificar el accionar ilegal y criminal de la dictadura hay un gran trecho. Lo lógico es que el estado de derecho nunca se haya quebrado. En su caso, bajo la vigencia de la Constitución se podrían haber aplicado institutos como el "estado de sitio", a los fines de combatir dentro de la legalidad éstos ataques. Con la vigencia de las leyes de la Nación, aplicando el Código Penal, incluso habiendo sancionado penas más graves, se podría haber combatido lícitamente éste accionar. Hasta se podría haber recurrido a la ayuda de las Fuerzas Armadas, pero bajo el mando de la autoridad civil constitucionalmente instituida. En fin, nada puede justificar la usurpación del poder, los crímenes cometidos, y la impunidad con que pretendieron mantenerse los ideólogos de semejante barbarie.

Otras consecuencias

El Proceso de Reorganización Nacional tuvo una política cultural y educativa en sintonía con su política represiva de «guerra sucia». Esta política incluyó una estricta censura previa. Se creó un grupo especial encargado de controlar y censurar todo tipo de producción científica, cultural, política o artística.

Asimismo, la política económica implementada por el famoso Ministro Martínez de Hoz, consistió en una verdadera política de entrega, endeudamiento y aniquilamiento de los derechos de los trabajadores, principalmente serenando con su derecho de organizarse libremente.

Pero una de las consecuencias más importantes fue la de "La retracción del ciudadano argentino de la vida pública". Es así como un Compañero describía esta situación en su web, diciendo que: "es un fenómeno sociológico cuya génesis se encuentra en la época de la última dictadura militar. Se sostiene que uno de los mayores logros de la dictadura se encuentra en la institucionalización del silencio y miedo que signa hasta hoy la cultura política Argentina. Esas dos enseñanzas con las que se inicio y finalizo el gobierno de Perón dejaron una clara huella en la sociedad, el mensaje de que la salida no estaba en las urnas, ni en la construcción política, ni en el apoyo popular, sino de que la única posibilidad se encontraba en la toma del poder, no solo en el gobierno, sino también en los demás ámbitos sociales en que el enemigo eran los demás argentinos y no la pobreza, el hambre o la exclusión" (Julio Quatroppani).

El pueblo pidiendo el fin de la dictadura

En fin, la crisis política actual se debe en gran parte a los procesos de golpes de estado vividos en la República, que han llevado a que gran parte de la sociedad civil de esos momentos haya apreciado con gran temor las posibilidades de participación en la vida política, lo cual llevó a que esas generaciones no sólo no se animen a iniciarse en dicha actividad sino que además influyan en sus hijos al reprimirlos ante el entusiasmo por dichos emprendimientos. Eso llevó a que, con el retorno de la democracia, sólo se lanzaran a la actividad aquellos que, o bien marcados fuertemente por un fundamentalismo ideológico sigan sólo sus ideales y dejen de lado el bien común de toda la comunidad, o bien la de los especuladores que vieron la posibilidad de realizar grandes negocios con el manejo del estado.

Conclusiones finales

Lejos estoy de la ideología marxista, socialista o "montonera", pero también muy lejos estoy de la dictadura, del desprecio por la democracia, lo que significa consecuentemente desprecio por la dignidad del pueblo argentino, creyéndolo incapaz de autogobernarse, de elegir a sus autoridades, de construir un País unido.

Creo que es oportuno hacer este tipo de repasos periódicamente. Estas fechas, deben servir para ello. La memoria viva y activa impide que un pueblo repita los errores del pasado. El ejercitar la memoria y recuperar la verdad son pilares fundamentales en la transformación de la realidad. Sólo a través de este recuerdo activo podremos evitar caer nuevamente en el pasado totalitario y construir una democracia sólidamente asentada en el respeto por los derechos fundamentales de todos.

Esta nota de ningún modo reivindica la lucha sangrienta que lanzaron aquellos grupos que, al igual que la dictadura, se creyeron con derecho a representar al pueblo argentino, atribuyéndose el derecho a iniciar una revolución armada en nombre de éste, cobrándose miles de víctimas inocentes, sembrando el pánico, e impidiendo el normal desarrollo de las instituciones de la República.

En democracia todos somos libres e iguales, y sometemos la ambición de nuestras pasiones al imperio de la ley y la Constitución, y reforzada por el reconocimiento en ella de los Derechos Humanos fundamentales para cada uno de los habitantes de este País. Dios nos guíe para que NUNCA MÁS vivamos procesos como aquel, para que aprendamos a respetarnos y comprendernos como hermanos, y construyamos un país unido, en paz, justo y solidario.

 

Germán Grosso Molina

24/03/2009

  

Fuentes:

http://www.24demarzo.gov.ar/html1976.htm

http://es.wikipedia.org/wiki/Dictadura_militar_argentina

http://www.elhistoriador.com.ar/articulos/articulos.php

http://www.elhistoriador.com.ar/documentos/documentos.php

Enciclopedia Microsoft® Encarta® 2000

http://www.quattropani.com.ar/sec2/violencia/violencia.htm

http://ar.news.yahoo.com/fotos/ss/events/ts/090324_memoria/im:/24032009/45/foto/jorge-rafael-videla-presidente-facto-argentina.html


Tags: dictadura, memoria, 24 de marzo, 1976, proceso, reorganización, nacional

Publicado por GEGM_81 @ 23:25  | politica
Comentarios (7)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 25 de marzo de 2009 | 10:43
Amicus Germ?n, Urbe et Orbi:

Sostienes, con af?n de militante mas rechazando a la verdad, que esta fecha tan importante y cara a la vida de la Rep?blica como magistralmente detallas fue instaurada por “un sentimiento de "revancha", "rencor" y "resentimiento"” por parte de aquellos que asumieron el gobierno constitucional del pa?s en el 2.003.

Amigo, ilum?neme ?D?nde radican esos sentimientos de revancha? ?Vio alg?n acto que no fuera lo que venia reclamando gran parte de la sociedad? ?Han recibido algo menos que justicia los imputados de violaciones a los derechos humanos? ?Alguno de ellos ha sufrido la m?s m?nima violaci?n de las garant?as del debido proceso? S?rvase en su amabilidad se?alar donde est? el rencor.

continua en post siguiente
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 25 de marzo de 2009 | 10:45
viene de post anterior

Porque, desde mi lugar de opinante y no de juez, yo creo que se deja llevar por su militancia mas que por la verdad y de ese modo le hace el juego a todos aquellos que a falta de consenso popular para acceder al poder por las urnas buscan confundir a la sociedad y enrarecer la situaci?n pol?tica buscando desestabilizar las instituciones que dicen defender y quebrar su normal funcionamiento.

Resulta que esta hermosa tierra argentina ha sido premiada con dos presidentes dotados de sentimientos, eso no debe de ser algo tan horroroso. Los recuerdo a ambos con l?grimas en los ojos al recordar esta fat?dica fecha y los recuerdo prometiendo justicia. Y justicia est?n ayudando a brindar.

continua en post siguiente
Publicado por Invitado
Mi?rcoles, 25 de marzo de 2009 | 10:49
Viene de post anterior.

No se deje confundir mi amigo, no se entregue al elemento opresivo. De todos modos d?jeme hacerle saber que Usted se halla del lado correcto de la historia respecto al pasado, solo un poquit?n mas de comprensi?n del presente lo har?n convertirse en un hombre acertado que podr? entregar todos sus esfuerzos para la construcci?n de una patria socialmente justa, econ?micamente libre y pol?ticamente soberana.
NI OLVIDO NI PERDON. JUICIO Y CASTIGO.

Nota:
Los hijos de desaparecidos con identidad recuperada suman 97 al dia de la fecha.

Julio E. Quattropani.
Publicado por GEGM_81
Jueves, 26 de marzo de 2009 | 1:07
Estimado amigo:
me animo e hablar de "Rencor", "revancha" y "resentimiento" por la simple raz?n de que esta fecha, que deber?a resultar emblem?tica para el pueblo argentino, ha resultado ser la fecha de la "reivindicaci?n" de la lucha sangrienta y violenta que llevaron a cabo los grupos subversivos, en lugar de haberse marcado con un claro fin de justicia y verdad.

No se han asumido, en ning?n momemento, salvo que ud. me lo pueda desmentir, los las cuplas por los cr?menes cometidos por dichos grupos, los que para el caso, tampoco ten?an ninguna representatividad del pueblo argentino.

Tampoco la ten?an dentro del movimiento justicialista (hablando particularmente de "Montoneros"), pues fueron rechazados por la gran militancia, y por el propio Per?n, que en su sentencia del 1? de mayo de 1974, al calificarlos de "est?pidos, gritones, e imberbes" les neg? derecho a tener m?s presencia que aquellos que durante a?os estuvieron al frente de la lucha.

contin?a...
Publicado por Invitado
Lunes, 22 de marzo de 2010 | 7:29
TODOS los pa?ses civilizados, y que hoy pertenecen al primer mundo, han aprendido de sus errores...Menos nosotros.
Claro, tampoco somos del primer mundo.
Lamentablemente, estamos cada vez peor, con esos grupetes de izquierda, cre?dos de estar otra vez en los 70, dispuestos a la "revoluci?n".
Pero bueno, habr? que pasar otra vez por lo mismo, o sea, esperar que ellos se decidan a tomar el poder (por las buenas o las malas), y entonces, la actual generaci?n ver? de que forma nace un supuesto monstruo como la dictadura, monstruo que nace alimentado por las acciones de la izquierda vand?lica, que cree tener derecho a tener impunidad a todo, y que s?lo lamenta la violencia y al represi?n cuando ellos son atacados, pero cuando ellos atacan, creen que eso est? bien, ya que es "por la causa".
Argentina, Argentina, que triste destino, si est?s dispuesta a escuchar s?lo a los que pertenecen a los que perdieron y ahora (ni nunca) se lo bancaron...!!!
Publicado por Invitado
Lunes, 25 de marzo de 2013 | 9:13

HOY ESTUDIANDO CN HIJO EL SORPRENDIDO POR LEER TANTA MALDAD DE ESAS LACRAS HUMANAS YO CM MADRE LO ADMIRO A MI HIJO DE PODER ESTUDIAR NUESTRA HISTORIA QUE NO DEVE OLVIDARSE NUNCA PARA QUE NO VUELVA A PASAR  HOY TENEMOS DERECHOS Y DEMOCRACIAS NO PODEMOS CALLAR 

Publicado por Invitado
Martes, 26 de marzo de 2013 | 9:20

es una pena siempre tener que recordar en esta fecha escuchando sólo a las madres plaza de mayo y nunca a las madres de los militares y sus familias que tambien fueron atacados durante esta dictadura, me toco escuchar a una mujer contar tambien con dolor el horror de salir corriendo de su casa con sus 5 hijos corriendo porque un grupo de gente los querian matar porque su marido era militar y asi como esa mujer muchas familias de militares tambien sufrieron masacres y vivieron con miedo pero en Argentina sólo se da lugar para escuchar una sola voz. los militares y POLICIAS hicieron las cosas mal como así tambien la gente que estaba en contra de ese gobierno que tambien mató gente