Jueves, 19 de marzo de 2009

REALIDAD

Peronistas y judíos


 

HUMBERTO TOLEDO - PERIODISTA Y EMBAJADOR. EX VOCERO DE LA PRESIDENCIA DE LA NACIóN.

--------------------------------------------------------------------------------

Entre tantos mitos, algunos verdaderos, el ex presidente Juan Domingo Perón como el peronismo en su conjunto no han escapado al injusto calificativo de "enemigos" de la comunidad judía. La documentada historia argentina reciente demuestra exactamente lo contrario.

La Argentina se abstuvo en la votación del sistema internacional, cuando la creación de Israel estaba en discusión. Sin embargo, luego del voto favorable que consagró su existencia, Perón fue uno de los primeros presidentes que decidió reconocer al flamante Estado, al finalizar el año 1948. Pocos meses después, decidió enviar a Israel como embajador extraordinario y plenipotenciario de la Argentina a un prestigioso miembro de la comunidad judía argentina, el médico Pablo Manguel.

La guerra había hecho estragos en la población judía europea, pero no en su espíritu. Desde el nuevo territorio comenzaban, en medio de penurias, a levantar las bases del país que todos anhelaban. Y allí se hizo presente la Fundación Eva Perón. Así, cinco barcos cargados de trigo, sin ningún costo, fueron enviados por orden de Evita a Israel para colaborar en la alimentación del pueblo judío. En 1951, la entonces ministra de Trabajo de Israel, Golda Meir viajó a Buenos Aires para agradecer personalmente a las más altas autoridades argentinas -también a Evita, por supuesto- la colaboración recibida.

En la década del setenta, en la tercera presidencia de Perón, uno de los más íntimos colaboradores del Jefe de Estado fue el ministro de Economía, José Ber Gelbard. Pero no se trataba solamente de colaboradores. El propio Perón, en varios discursos, puso negro sobre blanco para alertar sobre la infamia que significaba el antisemitismo, el odio anti-judío, dejando en claro su defensa del Estado de Israel.

Durante la campaña electoral 1988/89, mientras gobernaba Raúl Alfonsín, un grupo de hombres y mujeres del Partido Justicialista llegó hasta Washington para iniciar un diálogo con líderes partidarios demócratas y republicanos de los Estados Unidos, destinado a explicar los planes políticos del entonces candidato Carlos Menem, expuesto a numerosas advertencias sobre su herencia cultural y supuestamente decidido a enemistarse con la comunidad judía local. La delegación del peronismo estuvo encabezada por los dirigentes Carlos Corach y Jorge Matzkin. En 1991, Menem se convirtió en el primer presidente argentino en llegar a Israel, en una visita de Estado que estuvo revestida no solamente de la solemnidad protocolar del caso, sino también de variadas muestras de respeto popular, tanto en Tel Aviv como en Jerusalén.

Previamente, en los Estados Unidos, el presidente de entonces, George Bush, había aceptado una diligencia de Menem vinculada con presos judíos en cárceles de Damasco (Siria), que resultó exitosa.

Los numerosos funcionarios argentinos de la comunidad judía local que integraron los gabinetes del presidente Perón en las dos primeras presidencias y también en la tercera, como asimismo durante el gobierno de Menem en la década del '90, cierran un capítulo que parece más alentado por los enemigos del Estado de Israel que por los hechos de la realidad. Un punto aún inexplorado de esa historia reciente corresponde a la guerrilla nacionalista Montoneros, quienes además de aspirar a instalar en la Argentina un sistema de gobierno socialista idéntico al de Cuba, tuvo marcadas expresiones de relación política y militar con las organizaciones más radicalizadas del terrorismo internacional antijudío.


FUENTE: http://www.diariodecuyo.com.ar/home/new_noticia.php?noticia_id=332464


Tags: peronismo, judaísmo, Perón, Menem, Israel

Publicado por GEGM_81 @ 1:09  | peronismo
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios