Martes, 10 de marzo de 2009

Nueva era en EE.UU. / Una medida que provoca polémica

Levanta Obama el veto a la investigación con células madre

Obama, ayer, durante un discurso ante la Cámara de Comercio Hispana

Había sido impuesto en 2001 por el gobierno de Bush; críticas de la Iglesia y elogios de los científicos

WASHINGTON.- El presidente Barack Obama no hace más que dar vuelta buena parte de lo que hizo su antecesor, George W. Bush.

Si éste mandó a las tropas norteamericanas a invadir a Irak, Obama las trae de regreso. Si Bush alimentó el déficit, Obama habla de cortarlo por la mitad. Y ayer fue el turno de un tema muy traumático: si Bush prohibió la financiación estatal de la investigación científica con células madre, ayer Obama la liberó.

La decisión, que da vuelta como un guante el escenario científico de este país, fue aplaudida por la comunidad de investigadores, por sus posibilidades de curar enfermedades, y criticada por sectores más conservadores de la sociedad, temerosos de que eso abra la puerta a un "declive moral".

"Prometo que ningún dato científico será manipulado con fines religiosos o políticos", dijo Obama, y estampó su firma en la resolución.

Al igual que con la apertura del debate para ver cómo se arregla la paupérrima cobertura médica social que hay en este país, Obama llamó ayer a científicos -entre ellos, a tres premios Nobel- para rubricar, ante ellos, el respaldo oficial a la investigación con células madre.

Sí se comprometió a impedir que el nuevo giro en la materia derive hacia fronteras como la clonación humana. "Eso no tiene lugar en nuestra sociedad ni en ninguna sociedad", dijo.

Pero por mucho que el presidente intentara tranquilizar, la cosa resultó indigesta para muchos. Y así, con la división de opiniones que suele suscitar este tema, hubo quienes aseguraron que esta Casa Blanca está jugando con la caja de Pandora.

"Obama dañó la protección de vidas inocentes, dividió más aún a nuestra nación cuando necesitamos más unidad para enfrentar los desafíos", dijo el líder republicano de la Cámara de Representantes, John Boehner.

El legislador aludió así a uno de los puntos más controvertidos en la investigación con células madre, ya que suele apelarse a embriones humanos que, casi con seguridad, serán destruidos en el empeño.

En la mayoría de los casos, se trata de embriones abandonados por parejas que se sometieron a tratamientos de fertilización y que, como ocurre con frecuencia, una vez logrado el objetivo, se olvidan de ellos. Y allí quedan, en el congelador de la clínica, generalmente privada.

Se calcula que en Estados Unidos hay cerca de medio millón de embriones congelados, cuyo destino más probable es la destrucción, al margen de que se los utilice o no para la investigación científica.

Lo cierto es que ayer hubo críticas de todo tipo, incluso del Vaticano (ver aparte).

"Esta es una triste victoria de los políticos sobre la ciencia y la ética", dijo el cardenal católico Justin Rigali.

"Es un decreto homicida", disparó Tony Perkins, presidente la organización conservadora Family Research Council. "Esta noticia [...] es una bofetada en el rostro de los estadounidenses que creen en la dignidad de la vida humana", añadió.

Otros saludaron con entusiasmo una posibilidad que -según dijeron- "abre la puerta de la esperanza" a millones de pacientes. Entre ellos, los directivos de la Fundación Christopher y Dana Reeve (creada por el actor de Superman), que desde hace años aboga por el trabajo con células madre.

"Con una pincelada de su pluma, el presidente Obama reconoce el deseo de la mayoría de los estadounidenses y utiliza el poder del gobierno federal para avanzar en la investigación", dijo su director, Peter Wilderotter.

El senador demócrata Edward Kennedy, quien padece un tumor maligno en el cerebro, dijo que Obama había "reparado un inmenso daño sobre las esperanzas de millones de pacientes".

"El presidente Obama separa los fondos para la investigación de la política y de la ideología", declaró Irving Weissman, director del Instituto de Biología de Células Madre y de Medicina Regeneradora de Stanford, que agrupa varios laboratorios que siguieron trabajando en los últimos años, entre otros, gracias a los fondos del estado de California. "No estaba dentro de la tradición de los estadounidenses prohibir, por motivos ideológicos, un tipo de investigación biomédica que mostrara tantas expectativas para entender y curar las enfermedades", señaló el científico.

También la ex primera dama Nancy Reagan estuvo entre las figuras que propulsaron las investigaciones sobre células madre.

Fuentes de la Casa Blanca indicaron que el presidente dio este paso luego de advertir cierta deserción de científicos de los Estados Unidos para trabajar en otros países. "Los milagros médicos sólo ocurren tras una concienzuda investigación", dijo Obama, quien rechazó el "falso dilema" entre la ciencia y los valores morales.

Preocupación en el Vaticano

ROMA (EFE).- El Vaticano recibió ayer con preocupación el levantamiento en Estados Unidos de las restricciones para investigar con células madre, y su diario, L´Osservatore Romano , reiteró la importancia de velar por la dignidad de la persona en todas las fases de su existencia. "El reconocimiento de la dignidad personal hay que extenderlo a todas las fases de la existencia del ser humano. Sobre este pensamiento se basa una democracia real, capaz de reconocer la igualdad de todos los hombres e impedir cualquier discriminación injusta basada en su desarrollo o en sus condiciones de salud", señaló.

FUENTE: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1107181



Nueva era en EE.UU. / Reacción sobre la iniciativa científica

El Vaticano acusó a Obama de obrar por "intereses económicos"

Criticó duramente a la Casa Blanca por revertir la política de Bush sobre las células madre

 
Elisabetta Piqué
Corresponsal en Italia


ROMA.- Tal como era de esperar, el Vaticano condenó ayer duramente la decisión del presidente norteamericano, Barack Obama, de levantar las restricciones a los financiamientos públicos para las investigaciones sobre células madre con embriones humanos, algo que consideró fruto de meros "intereses económicos".

"La decisión es de una gravedad enorme y está motivada sólo por utilización política y por intereses económicos. Esperábamos otra cosa de parte de la Casa Blanca", clamó monseñor Elio Sgreccia, presidente emérito de la Ponitificia Academia para la Vida, en declaraciones al diario La Stampa .

Monseñor Rino Fisichella, actual presidente del mismo dicasterio, apuntó hacia el mismo lado: "Habrá que establecer qué otros intereses, probablemente de algunas empresas farmacéuticas, o algunos intereses económicos" fueron tenidos en cuenta, dijo a la agencia ANSA.

Fisichella consideró que la decisión de Obama "fue una victoria de la política sobre la ética".

"Me parece una victoria a lo Pirro, porque al escuchar a los científicos nosotros sabemos que hasta el momento las células madre embrionarias no llevan a ninguna parte, mientras que las células madre adultas ya han ayudado a curar patologías de 2000 enfermedades", indicó.

La Iglesia Católica, de hecho, se opone por razones éticas al uso de células madre embrionarias, obtenidas de embriones desechados, pero no a las células madre adultas, que se obtienen de la placenta o el cordón umbilical. "Si la ciencia y los científicos dicen que el de las células madre no es el camino por recorrer, por qué ensañarse por seguirlo? ¿Hay otros intereses?", se preguntó Fisichella.

Inaceptable
Dignitas Personae , un documento sobre bioética de la Congregación para la Doctrina de la Fe, de diciembre pasado, reiteró que para la Iglesia Católica es inaceptable cualquier manipulación del embrión humano, el cual, afirma, "tiene desde el principio la dignidad propia de la persona".

Más allá de la decepción por un paso que se esperaba, según el diario Corriere della Sera, en la Santa Sede nadie quiere que el cambio de rumbo de la primera potencia del mundo en un tema de bioética considerado fundamental convierta a Obama en una suerte de "Zapatero global".

Aunque el nuevo presidente de Estados Unidos revirtió la política de alineamiento total que tenía George W. Bush en la materia, por ahora la consigna es evitar el choque.

El jefe de gobierno español, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, se enfrentó duramente en los últimos años con el Vaticano, al aprobar leyes totalmente contrarias a su doctrina, como el matrimonio entre homosexuales, haciendo avanzar el tan denostado "relativismo ético".

"La Santa Sede aprecia la relación con Estados Unidos tanto como Estados Unidos aprecia la relación con el Vaticano. Se trata de relaciones sólidas, que crecieron en el tiempo", dijo Giovanni Maria Vian, director de L´Osservatore Romano .

Más allá del distanciamiento en el tema de la investigación con células madre embrionarias, el Vaticano valoró positivamente el no de Obama a la clonación, así como sus posiciones en cuanto a la crisis económica, los pobres, los inmigrantes y en política exterior. Fuentes vaticanas consultadas por LA NACION subrayaron, en efecto, que la Iglesia Católica siempre tuvo diferencias en ciertos temas con todas las recientes administraciones norteamericanas: "Con Bush, por ejemplo, hubo coincidencia en temas de bioética, pero desacuerdo total en cuanto a su decisión de ir a la guerra en Irak y en cuanto a su unilateralismo en política exterior", explicaron.

Rechazo desde la Argentina

La Corporación de Abogados Católicos de la Argentina emitió un comunicado en el que deplora "enérgicamente" la decisión de Obama sobre las células madre, al señalar que afecta "principios elementales que la humanidad debe respetar, como el derecho a la vida y a la dignidad de la persona".

fuente: http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1107412

 


Tags: células madres, obama, ciencia

Publicado por GEGM_81 @ 21:19  | familia y vida
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios