S?bado, 28 de febrero de 2009

Bicentenario: recordamos a Manuel Belgrano

Inauguramos esta nueva sección en el blog destinada a comenzar a recordar el Bicentenario de nuestra Patria, que está pronta a cumplir sus 200 años de existencia desde aquella revolución de mayo de 1810, como primer acontecimiento en la lucha por la emancipación de España, y que se hiciera efectiva con la jura de la independencia en 1816.

Este hecho no puede pasar inadvertido, al contrario, es deber de todo aquel amante de la patria y de un verdadero ciudadano, contribuir a la promoción de la conmemoración del mismo. Es por eso que desde este espacio se trabajará con ese objetivo, y el de propulsar la reflexión sobre estos 200 años de nuestra historia como Nación libre y soberana y abrir la discusión y el debate a cerca del futuro que queremos como país.

Comenzamos con un homenaje a un gran héroe, muchas veces olvidado u opacado por las hazañas de otros grandes, como el Libertador San Martín, Artigas, O´Higgins o Simón Bolivar, pero es preciso recordar que esta figura del General Belgrano fue fundamental y clave en la lucha por la independencia y la organización del país, a la vez que sirvió a la empresa de la emancipación latinoamericana. Con su vida dejó testimonio de honor, amor a la patria, a Dios, coraje, intelectualidad, sabiduría, valentía y humildad.

Hombre de leyes, fue impulsor del movimiento emancipador. Participó de la resistencia contra las invasiones inlgesas, y, a diferencia de otros "criollos" o "españoles", nunca se puso bajo el mando de los británicos durante su invasión a Buenos Aires. Miembro de la Primera Junta, sin conocimientos militares aceptó hacerse cargo de comandar el Ejército del Norte. Gracias a sus hazañas y el del humildísimo ejército que formó, se resistió a los reales en el norte y en el litoral. El mismo San Martín se animó a decir "Belgrano es lo mejor que tenemos en América del Sur". Humillado por los procesos en su contra tras las derrotas que debió sufrir (principalmente contra el Paraguay), murió pobre y  sólo, pero con el honor de los grandes, teniendo en su conciencia la experiencia de haber sido simiento de la Nación y de habernos dejado para siempre, entre otras cosas, nuestra propia identidad como pueblo: El pabellón nacional.

Personalmente he llegado a contemplarlo como el verdadero "padre" de la Patria, y que en cada uno de los corazones de todos los argentinos exista conciente gratitud hacia su figura es lo que pretendo lograr, pues tal sería un hecho de notable justicia.

Germán Grosso Molina




Manuel Belgrano: la actualidad de su pensamiento

Manuel Belgrano, padre de la independencia nacional y lanitoamericana


Autor: Felipe Pigna, Clarín, 20 de junio de 2005.

La otra historia ha condenado a Manuel Belgrano a no ser. Belgrano no tiene día en el calendario oficial. El día de su muerte es el Día de la Bandera. Y ya sabemos de la importancia que el símbolo patrio adquiere entre nosotros más allá de los festejos deportivos y las declamaciones patrioteras de ocasión. No nos han enseñado con ejemplos a querer a nuestra Bandera. Ha sido violada y usurpada por los gobiernos genocidas que han hecho abuso de su uso. Hay que recuperarla para nosotros, y ésa es una tarea imprescindible pero larga. Mientras tanto, Belgrano sigue sin ser recordado como se merece.
El desprendimiento, el desinterés y la abnegación son virtudes que nuestras "familias patricias" dicen admirar en los demás, pero que no forman parte de su menú de opciones. Ellas morirán mucho más ricas de lo que nacieron porque el resto de los argentinos morirá mucho más pobre. Leyes de las matemáticas, de la suma y de la resta.
Claro que omiten decir que Belgrano nació rico y que invirtió todo su capital económico y humano en la Revolución. No dicen que Belgrano no se resignó a morir pobre y reclamó hasta los últimos días de su vida lo que le correspondía: sus sueldos atrasados, y que se aplicaran a los fines establecidos los 40.000 pesos oro que había donado para la construcción de escuelas y que le fueron robados por los perpetradores de la administración pública.
Manuel Belgrano fue mucho más que el creador de la Bandera. Estamos hablando de uno de los intelectuales más lúcidos de su tiempo que pudo escribir párrafos como los que siguen y que mantienen una dolorosa actualidad. Escribía en La Gaceta el 1º de septiembre de 1813: "Se han elevado entre los hombres dos clases muy distintas; la una dispone de los frutos de la tierra, la otra es llamada solamente a ayudar por su trabajo la reproducción anual de estos frutos y riquezas o a desplegar su industria para ofrecer a los propietarios comodidades y objetos de lujo en cambio de lo que les sobra. El imperio de la propiedad es el que reduce a la mayor parte de los hombres a lo más estrechamente necesario".
En sus Escritos económicos hay notables párrafos dedicados a la educación: "Los niños miran con fastidio las escuelas, es verdad, pero es porque en ellas no se varía jamás su ocupación; no se trata de otra cosa que de enseñarles a leer y escribir, pero con un tesón de seis o siete horas al día, que hacen a los niños detestable la memoria de la escuela, que a no ser alimentados por la esperanza del domingo, se les haría mucho más aborrecible este funesto teatro de la opresión de su espíritu inquieto y siempre amigo de la verdad. ¡Triste y lamentable estado el de nuestra pasada y presente educación!"
En cuanto a la distribución de la tierra escribía: "Es de necesidad poner los medios para que puedan entrar al orden de sociedad los que ahora casi se avergüenzan de presentarse a sus conciudadanos por su desnudez y miseria, y esto lo hemos de conseguir si se les dan propiedades que se podría obligar a la venta de los terrenos, que no se cultivan".

Fuente: www.elhistoriador.com.ar

Links:
http://www.manuelbelgrano.gov.ar/  

 


Tags: Manuel Belgrano, bicentenario

Publicado por GEGM_81 @ 22:56  | bicentenrario 2010-2016
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios