Jueves, 12 de febrero de 2009

Obama y la primer desilución

El nuevo Presidente autorizó la liberación de fondos del tesoro norteamericano para financiar grupos "abortistas"

Por Germán Grosso Molina



El flamante nuevo presidente de los Estados Unidos nos acaba de sorprender por primera vez en su gestión recién iniciada, y lamentablemente, con una tristísima y horrorosa medida: autorizando la liberación de fondos con fines de financiación de grupos "pro-aborto" o "abortistas", alegando que el "aborto" (entiéndase homicidio, asesinato, exterminio, etc., de seres humanos que aún viven en el seno de sus madres) es un "derecho de la mujer" (es decir, la "mujer" tiene derecho de disponer de la vida del ser engendrado y concebido en su vientre).
Todo ocurre tras la firma de una orden ejecutiva que elimina la prohibición para que se otorguen fondos federales a grupos internacionales que efectúen abortos o distribuyan información sobre éstos.
Según Obama, la decisión "no solamente protege la salud de las mujeres y su libertad reproductiva, sino que se erige en favor de un principio más amplio: que el gobierno no debe entrometerse en nuestros asuntos familiares más privados". El mandatario norteamericano añadió que seguía comprometido "con la protección del derecho de las mujeres a elegir".

Al respecto pienso que no nos es de extrañar, pues en primer lugar es sabido que el "aborto" es un muy efectivo sistema de control de natalidad, y en estos momentos de angustiosa crisis económica mundial, es de suma necesidad arbitrar los medios necesarios para "evitar" que nuevos "seres humanos" lleguen a este mundo. A este mecanismo es al que han sabido recurrir los grandes grupos de poder económico a la hora de pronosticar eventuales panoramas poblacionales desfavorables a sus especulosos proyectos: la cuenta es muy sencilla, si hay crisis de alimentos, si el sistema financiero mundial corre peligro, y toda la estructura "capitalista" tambalea, un gran factor de riesgo es que nuevos "seres humanos" se incorporen a ese sistema, pues no se trata de otra cosa mas que "futuros consumidores" a los que el mercado aún no está preparado para satisfacer, más aún si a los mismos se les ocurre nacer en medio de padres "desempleados" o "villas miserias" en donde reina el narcotráfico.

En síntesis: la pobreza en el mundo no se soluciona tratando de lograr un sistema justo y equitativo de reparto de las riquezas, creando trabajo con salarios dignos, procurando el desarrollo progresivo de todos lo países, empezando por los subdesarrollados, sino que la mejor solución es la del exterminio de "seres humanos" indefensos "no aptos" para el mercado global.

Por otro lado tampoco nos extraña que semejante medida venga de la mano del político más "progre" que en la historia de los Estados Unidos se haya conocido. Lamentablemente el pueblo norteamericano, y por ende el mundo (por ahora y hasta varios años más) está condenado a tener que someterse, o a locos guerreros genocidas "republicanos", que por un lado siempre se han mostrado muy conservadores respecto a cuestiones morales que tienen que ver con la "familia", el "matrimonio heterosexual", condenado las corrientes "pro - gays", "feministas", "homosexuales" etc. y reivindicando la formación "patriótica" y "religiosa" de los ciudadanos, a la vez que han llevado a cabo verdaderos "genocidios" contra los pueblos contra los que han combatido invadiendo ilegítimamente sus territorios buscando cien mil excusas, pero ocultando la verdadera: la conquista del petróleo; o someterse a las políticas liberales "demócratas" que, oponiéndose a las locuras bélicas republicanas, sus desequilibrios fiscales y su liberación económica, vienen levantando el discurso "progre" de la liberación de la "mujer", el sexo libre, los "matrimonios gay" adoptando hijos, y el "aborto" como derecho de la mujer, a la vez que siempre han propuesto el ajuste fiscal, los recortes de presupuesto, y el proteccionismo económico.

En este caso puntual, conocida como "política de la Ciudad de México", la prohibición ha sido implementada y posteriormente revertida por presidentes republicanos y demócratas desde que el republicano Ronald Reagan la estableció en 1984. El demócrata Bill Clinton la canceló en 1993, pero el republicano George W. Bush la volvió a instituir en el 2001 como uno de sus primeros actos en el puesto.

Sin embargo Obama la firmó calladamente el viernes por la tarde, sin cobertura de los medios de comunicación, en contraste con la firma de otras órdenes ejecutivas a mediodía que gozaron de amplia cobertura días antes. Uno de los efectos de la orden de Obama será que a los grupos que no promueven el aborto les quitarán muchos millones de dólares para entregarlos a las organizaciones que hacen la promoción más agresiva del aborto en los países en vías de desarrollo.

Teniendo en cuenta este panorama, es que concluimos que no era de extrañar que el joven Obama, que supo despertar pasiones en todo el mundo con su discurso "equilibrado" pero "vacío", con "moderación" que en algunos casos se tradujo en "tibieza", pero con un solo punto fuerte y claro: el "No a Bush", ganándose de ese modo la confianza del mundo entero que ya no quería ver más al "payaso" de Texas jugando a la "batalla naval" contra talibanes y árabes, aplicara una de las medidas que para todo el discurso progre - demócrata era fundamental: el exterminio de inocentes "seres humanos" mediante la promoción del "aborto" como derecho de la mujer.

Por suerte para ellos, esos inocentes no pueden levantar pancartas en el capitolio, ni organizar marchas en las principales plazas de Europa, sino que se encuentran sólos y desolados en lo que para cualquiera resultaría ser el lugar más seguro del mundo, el seno de su propia "madre".

De ese modo la medida es redonda, pues en el "aborto" confluyen las ideas de la derecha económica más extrema en donde se encuentran los maniáticos capitalistas que se espantan ante la posibilidad del crecimiento desbordado de la población mundial y lo ven como una herramienta de control de nacimientos en los países pobres, y las ideas de las corrientes de la bruta izquierda, que luchan por los "derechos de la mujer" y en pro de ellos justifican el peor de los homicidios que se puede conocer: el de un ser inocente e indefenso, sólo, en el vientre de su propia madre. De ese modo se queda bien con la derecha, que pide "seguridad" para su economía, y con la izquierda, que pide "libertad" para la mujeres.

Mientras las buenas noticias de un rápido abandono por parte de las fuerzas norteamericanas de Irak, o la persuasión al arreglo pacífico del conflicto en Medio Oriente, nos entusiasma, el "aborto" o "asesinato de inocentes" oscurece toda idea de esperanza y paz en el mundo por venir, a lo que debemos sumar las tristes noticias llegadas desde Italia respecto al "asesinato" de la joven Eluana Englaro (la mujer de 38 años, en coma desde 1992, a la que los médicos que la atendían le suspendieron anticipadamente su alimentación artificial, tras haber así sido autorizados por un Tribunal de "Justicia"). Sin embargo, queridos lectores, la Fe y la Esperanza nunca han de perderse, y quienes queramos defender la Vida y la verdadera Libertad no debemos bajar los brazos, comencemos entonces divulgando estas verdades y sigamos soñando con un mundo mejor y en Paz.

10/02/2009

..................................................


Tags: obama, aborto, natalidad

Publicado por GEGM_81 @ 1:01  | inter?s general
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios