Jueves, 25 de diciembre de 2008

?

Por Germ?n Grosso Molina

?

Reflexiones del misterio de la ?encarnaci?n?

Estamos a pocas horas de la navidad de este a?o 2008, y me tomo el atrevimiento de hacer esta reflexi?n al respecto, algo que creo que es lo que deber?amos hacer todos en esta ?poca tan especial del a?o.

Todos tomamos estos d?as de la mejor manera, pues ya estamos finalizando el a?o y dejando atr?s d?as de trabajo, estudio, sufrimiento y tambi?n alegr?a. Es com?n que los distintos grupos sociales (compa?eros de trabajo, amigos, ex - compa?eros de escuela, facultad, etc.) se re?nan para ?brindar? por el a?o que se va y pedir por un mejor a?o por venir.

Pero es importante que, adem?s de todo eso que resulta verdaderamente grato, los cristianos tomemos conciencia del ?momento? que estamos por celebrar.

Ya algo escrib? alguna vez sobre la pascua (ver nota), y ahora me atrevo a escribir algo sobre la navidad.

M?s all? de las tan conocidas frases ?hechas? como: tiempo de esperanza, de alegr?a, de paz, etc. que muchos elevan desde lo ?formal? sin tomar dimensi?n de lo ?real? de tales expresiones, voy a hacer hincapi? en otra cosa.

?Qu? es la navidad? Los cristianos conmemoramos en esta fecha el nacimiento de nuestro salvador. Dios, nuestro creador y nuestro padre, cumple su promesa de ?salvar al hombre?, y lo hace de la manera m?s admirable, pero tan inexplicable para la mente humana: el Dios todo poderoso y omnipotente se conmueve y preocupa por su criatura, el hombre. Y ?c?mo lo hace? Haci?ndose uno m?s entre nosotros.

?Qu? misterio! ?Verdad? Inentendible que el todopoderoso quiera salvar al hombre haci?ndose uno m?s, como ?l.

Dios quiere ?compartir? plenamente la naturaleza humana para redimirla y salvarla para siempre del pecado y la maldad. Y no lo hace ?c?modamente? desde los cielos, lo hace ?sacrificadamente? desde la tierra.

Conmemoramos entonces ese misterio de salvaci?n tan inexplicable para una mente tan turbada por el mal como la nuestra, pero tan sencilla para una sabidur?a tan inconmensurable como la de Dios.

Es la fiesta del misterio de la encarnaci?n del ?verbo divino? (Jn 1, 14) el propio ?ser? de Dios que penetra en la historia de la humanidad, y cumple con su obra y promesa redentora. Esa promesa de salvaci?n que el mismo Dios, tras el pacado de Ad?n, hizo a Abraham, Isaac y Jacob, que fue haciendo efectiva a trav?s de Mois?s, que sigui? cumpliendo con Salom?n y David, la que anunci? por medio de todos los profetas, hasta Juan.

El misterio de la encarnaci?n del verbo de Dios en un vientre humano, el que se hace efectivo gracias a la voluntad de la misma humanidad, en la voz de Mar?a, quien se presenta como la ?servidora del Se?or? y quien consiente que se ?haga su voluntad? (Lc 1, 26-38). As? como por medio de la ambici?n y la soberbia Eva se dej? tentar por la serpiente y llev? a Ad?n al pecado, y por medio del pecado la muerte y el dolor entraron al mundo (Gn 3, 1-13), por medio del coraz?n humilde y abierto de Mar?a fue posible la acci?n del Esp?ritu Santo, permitiendo la concepci?n de Jes?s en su vientre, para que luego ?l pueda llevar a cabo la obra de salvaci?n de Dios, y de este modo su promesa se cumple y se hace efectiva para toda la humanidad.

En este evento maravilloso Dios todopoderoso se presenta ante los hombres como uno m?s. Pero otro misterio se nos presenta: ?el pesebre?. As? pues Dios nos sigue asombrando con su infinito amor. Cuando ?l decide introducirse en la naturaleza humana, no lo hace desde un ?trono? real, ante los ojos de los poderosos y los ricos, de los destacados y los nobles, dominando ej?rcitos y logrando triunfos en los campos de batalla. Lo hace desde la m?s conmovedora pobreza, ante la mirada de los humildes y sencillos, rodeado de la ternura de los animales y sus pastores, en el medio del desierto, refugiado en un ?pesebre?, protegido por Jos? y Mar?a, aquella sagrada familia de Nazaret (Lc 2, 1,20).

Eso es lo fant?stico de la Navidad: Dios vino a salvarnos, pero se preocup? por los pobres y abandonados, por los marginados, por los desplazados, por los ??ltimos?. No vino a visitar a los Ricos y poderosos, no se interes? por ellos.

?

?Qu? hacemos los hombres en pleno siglo XXI?

?

Hemos hablado a cerca del misterio de la encarnaci?n, sin embargo, ante tan magn?fica muestra de amor y entrega ?qu? seguimos haciendo los hombres? Vean:

?????????? Hoy nuestro mundo alberga a 6,55 mil millones de personas. (Population Reference Bureau (PRB))

?????????? Aproximadamente 5,1 mil millones de personas viven en pa?ses en desarrollo. (Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD))

?????????? M?s de mil millones de personas viven por debajo de la l?nea de pobreza internacional ya que ganan menos de $1 por d?a. (Banco Mundial).

?????????? La cantidad de crisis alimentarias en todo el mundo ha aumentado desde 1980, de un promedio de 15 por a?o a 30 por a?o. Desde 1992, las crisis alimentarias causadas por el hombre han ascendido a m?s del doble: de aproximadamente un 15 por ciento a m?s del 35 por ciento. (Organizaci?n de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentaci?n (FAO)).

?????????? Cada d?a, casi 16.000 ni?os mueren de causas relacionadas con el hambre. (Pan para el Mundo).

?????????? La mayor?a de las personas que padecen hambre en el mundo vive en zonas rurales. (PNUD).

?????????? La mala nutrici?n y las deficiencias cal?ricas provocan que casi una de cada tres personas muera prematuramente o quede minusv?lida.

?????????? En Argentina: Hoy mueren 8 ni?os menores de 5 a?os por d?a por desnutrici?n.

?????????? Hay 2.100.000 personas que no tienen garantizado el acceso a una alimentaci?n b?sica. Eso equivale a unas 330.000 familias.

?????????? El n?mero de personas que sufren hambre en el mundo aument? de 923 millones el a?o pasado a 963 millones en 2008, seg?n la Organizaci?n para la Alimentaci?n y la Agricultura de las Naciones Unidas (FAO).

?????????? Las 4/5 partes de las riquezas del mundo est?n concentradas en la 1/5 parte de la poblaci?n mundial.

?????????? Pr?cticamente la mitad de las muertes de ni?os menores de 5 a?os se presentan en el ?frica subsahariana, en donde el ritmo del progreso ha disminuido considerablemente debido a los endebles sistemas de salud, los conflictos y el sida.

?

Ante esta realidad vemos otras que resultan a la saz?n inexplicables:

?????????? Durante un partido de f?tbol se cotiza por millones de d?lares el minuto de publicidad.

?????????? Hay restaurantes en donde por un plato de caviar, una buena copa de vino y por escuchar una orquesta tocando jazz, la opci?n cuesta U$S 20.000.

?????????? Una Ferrari deportiva para dos personas cuesta U$S 600.000.

?????????? Un corredor de F?rmula Uno de punta firma contratos anuales por m?s U$S 90 millones.

?????????? Y m?s ?

?Es l?gico? ?Es posible?

Mientras en una parte del mundo mueren ni?os comidos por los buitres, en otros van a la escuela llevados por un chofer manejando un Mercedes Benz que cuesta U$S 500.000, cargando una notebok de U$S 5.000.

?Claro que es posible y l?gico! pues en el mundo el hombre todav?a no ha entendido ese misterio de la encarnaci?n de Dios entre nosotros.

Si la humanidad lo hubiera entendido, si los cristianos fu?ramos verdaderamente coherentes en nuestras vidas, hubi?semos comenzado a practicar aunque sea m?nimamente el Evangelio de Jesucristo, mientras tanto la cifras antes vistas son la ?nica realidad.

?

?Qu? nos dice el Evangelio?

Es incre?ble que a 2000 a?os de la llegada de nuestro salvador al mundo no hayamos todav?a empezado a tratar de hacer efectivo su propio Evangelio.

En ese sentido creo que es important?simo hacer hincapi? en las propias ense?anzas de Jes?s, cuando el mismo nos ense?? c?mo debemos actuar ante los pobres, ante los humildes, ante los indefensos, y sus palabras son muy claras, tanto que no necesitan explicaci?n:

?Cuando el Hijo del hombre venga en su gloria rodeado de todos los ?ngeles, se sentar? en su trono glorioso. Todas las naciones ser?n reunidas en su presencia, y ?l separar? a unos de otros, como el pastor separa las ovejas de los cabritos, y pondr? a aquellas a su derecha y a estos a su izquierda. Entonces el Rey dir? a los que tenga a su derecha:

"Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver". Los justos le responder?n: "Se?or, ?cu?ndo te vimos hambriento, y te dimos de comer; sediento, y te dimos de beber? ?Cu?ndo te vimos de paso, y te alojamos; desnudo, y te vestimos? ?Cu?ndo te vimos enfermo o preso, y fuimos a verte?". Y el Rey les responder?: "Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el m?s peque?o de mis hermanos, lo hicieron conmigo".

?

Luego dir? a los de su izquierda: "Al?jense de m?, malditos; vayan al fuego eterno que fue preparado para el demonio y sus ?ngeles, porque tuve hambre, y ustedes no me dieron de comer; tuve sed, y no me dieron de beber; estaba de paso, y no me alojaron; desnudo, y no me vistieron; enfermo y preso, y no me visitaron". Estos, a su vez, le preguntar?n: "Se?or, ?cuando te vimos hambriento o sediento, de paso o desnudo, enfermo o preso, y no te hemos socorrido?". Y ?l les responder?: "Les aseguro que cada vez que no lo hicieron con el m?s peque?o de mis hermanos, tampoco lo hicieron conmigo". Estos ir?n al castigo eterno, y los justos a la Vida eterna?. (Mt 25 ,31-46)

Ese es el modo con el que los hombres debemos mirar a los humildes e indefensos: ver en ellos al mismo Jes?s, creer que ?l est? en ellos.

Sin embargo vemos el despilfarro de dinero y la acumulaci?n desmesurada de riquezas en manos de algunos pocos, mientras pa?ses enteros sufren hambre, enfermedades, padecen la guerra. De todos modos nuestra esperanza y fe de justicia es alentada por el mismo Jes?s que nos dijo ?Qu? dif?cilmente entrar?n en el Reino de Dios los que tienen las riquezas!.. Es m?s f?cil para un camello pasar por el ojo de una aguja, que para un rico entrar en el Reino de Dios? (Mc 10, 24-25).

Conclusiones

?

Queridos amigos, es realmente muy dif?cil? cumplir con este prop?sito, pero lo intentemos, al menos comencemos a mirar de otra manera a los que sufren, tratemos de acercarnos a ellos, y si no nos convencemos de hacerlo desde los hechos, lo hagamos al menos desde la oraci?n. Dejemos de lado la ambici?n y la codicia, y tratemos de vivir con humildad, como lo hizo Jes?s, lo hagamos pensando que nos mira recostado, desde su cuna, en el ?pesebre? de Bel?n.

?Feliz Navidad!

?

Germ?n Grosso Molina

24/12/2008


Tags: navidad, nacimiento, belén, jesús, pobreza, evangelio

Publicado por GEGM_81 @ 5:41  | cristianismo
Comentarios (1)  | Enviar
Comentarios
Publicado por GEGM_81
Jueves, 25 de diciembre de 2008 | 6:01
Aqu? les dejo el link para leer los textos citados:

http://www.vatican.va/archive/ESL0506/__PUZ.HTM