Domingo, 02 de noviembre de 2008

Estatización de las AFJP

Por Germán Grosso Molina

Aclaro primeramente una cosa, siempre es bueno recordar las sabias palabras del Gral. Perón que en uno de sus discursos de 1973 en la Argentina (período más rico de su admirable sabiduría), recordaba lo siguiente "...en el futuro debemos terminar en el país tanto con apresurados  como con retardatarios, y hacerlo todo a su medida y armoniosamente... es lo que impone el Justicialismo de nuestro tiempos... somos revolucionarios, porque vamos a los cambios estructurales que hagan más felices a los argentinos y más próspera y más grande nuestra Patria. Lo que hagamos a su medida y armoniosamente será lo constructivo..." (Juan D Perón, discursos proféticos y conferencias, Ed Vespa, Bs. As. 1973, pp. 47).

 

Teniendo en claro éstas sabias palabras, y directamente dirigidas a la generación que el propio Perón estaba formando, conocedor de los pocos años de vida que le quedaban, nos advertía como debíamos gobernar teniendo en claro que siempre la finalidad de nuestro gobierno es la grandeza de la patria y la felicidad del pueblo.

 

En ese sentido, y aclarando que estoy seguro de que nadie de nosotros conoce con profundidad el tema en cuestión, debido a su complejidad y a la poca información disponible (cierta y segura), creo que el centro del análisis debe recaer en la forma en que se han tomado éste tipo de medidas, tanto en los ´90 como en éstos días.

 

Respecto a la instalación del régimen de AFJP, creo que el mismo no era desacertado pues no eran prejuicios y caprichos ideológicos los que fundamentaban que era cierto que "todo lo que hasta ese momento había administrado el Estado era deficitario y nicho de corrupción". Una solución fue la instalación de ese sistema, el que no debemos olvidar fue "optativo" y así fue como lo eligieron (o mejor dicho no se eligió el sistema de reparto, para ser más precisos) millones de argentinos.

También se previó, y como debe ser, el poder de policía del Estado sobre éstas administradoras y en última instancia el deber de garantía del mismo estado ante administraciones deficitarias de éstas. Todo quedó minuciosamente previsto y legislado.

 

De ahí en más es que imputo al mal ejercicio de ese poder de policía del Estado sobre las administradoras y a la maniobra de último recurso que se ha venido utilizando, imponiéndoles bonos del Estado a las mismas cada vez que ha sido necesario rellenar déficit financieros, el hecho de que al día de hoy tal vez el sistema no sea confiable.

Además no debemos olvidar que el año pasado también se dio la posibilidad a la gente para que optara por su traspaso nuevamente a reparto, y así fue que mucho eligieron el pase y otros decidieron quedarse.

De manera que no veo más que una maniobra de último recurso del gobierno nacional la estatización de éstos fondos para poder financiarse de cara a lo que será a partir de éste año el ejercicio económico y financiero del mismo. Habiendo fracaso ese intento a través de las retenciones móviles a las exportaciones, y observando la gran debacle económica mundial, se recurre a ésta maniobra total y ABSOLUTAMENTE IMPROVISADA tirando por el suelo toda idea de seguridad jurídica en la Argentina, y desoyendo totalmente las sabias palabras del general "todo a su medida y armoniosamente"...

 

Por último, transcribo un párrafo de la misma obra citada anteriormente, en el que el Gral. Perón daba explicaciones del trabajo realizado por su gobierno de 1946/55 respecto a la previsión social: "... no quisimos hacer un sistema previsional estatal, porque yo conocía - lo he visto ya en muchas partes -  que éstos servicios no suelen ser eficaces y seguros. Preferimos  instituirlos administrados y manejados  por las propias fuerzas que habría de utilizarlos, dejando al Estado libre de una obligación que siempre mal cumple - esta es la experiencia que tengo en éste sentido, porque a éstos sistemas los he visto en varias partes. De manera que organizamos cajas que se manejaban, dirigían, se financiaban  y se mantenían por sí mismas. Las cajas se capitalizaron de una manera extraordinaria. Y ningún jubilado tuvo jamás que quejarse porque liquidaran mal... Algunos riesgos que no se cubrían con la previsión social se cubrieron con la ayuda social, cuestión de la que se encargó la Fundación Eva Perón... Creo no exagerar si digo que como sistema previsional ha sido lo más perfecto que yo conocí en mi vida...

Bien señores ¿qué pasó después?, en 1956 el Estado, acuciado quizá por necesidades echó mano de los capitales acumulados por las Cajas. Es decir, se apropió de ellos. Para mí, eso es simplemente un robo, porque el dinero no era del Estado, sino de la gente que había formado esas sociedades y organizaciones.  Claro que las descapitalizaron... se las asaltó, porque fue un asalto. Y naturalmente que después de ese asalto los jubilados comenzaron a sentir las consecuencias de una inflación que no podía paliar ningún salario ni ninguna jubilación..." (Discurso del Gral. Perón del 30 de noviembre de 1973 presentando el plan de seguridad social, véase Juan D Perón, discursos proféticos y conferencias, ED Vespa, Bs. As. 1973, pp. 183/190)

 

Amigos, creo que está todo dicho.

 

Es mi opinión y espero que sirva de aporte al debate que seriamente nos debemos los argentinos y los peronistas, que a veces muy mal quedamos ante la sociedad tirando por tierra sistemas que nosotros mismos construimos o, al menos, consentimos, y no quiero verme en ridículo dentro de 10 años, criticando irónica y jocosamente lo que hoy hace nuestro (entiéndase bien "Nuestro") gobierno nacional y justicialista.

 

Atte.

 


Tags: Estatización, AFJP, Perón

Publicado por GEGM_81 @ 5:07  | politica
Comentarios (2)  | Enviar
Comentarios
Publicado por Invitado
Martes, 24 de febrero de 2009 | 0:33
Recomiendo ver esta nota:
http://parlamentario.com/noticia-18900.html
Publicado por Invitado
Jueves, 14 de junio de 2012 | 22:37

Por dios, que hombre Sabio,,,,,,,, en este momento debe estar revolcandose en su tumba!